Tras el operativo en el que la Fiscalía de la Ciudad de México desmanteló un call center en el que operaban 19 apps de préstamos, internautas se preguntan cómo protegerse ante las extorsiones de estos sitios, en caso de haber caído en ellos.

Durante el miércoles, las autoridades capitalinas realizaron un operativo en un centro de llamadas ubicado en Bucareli y Reforma, desde donde se extorsionaba a personas que solicitaron dinero a través de aplicaciones de préstamos.

La jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, explicó a través de un comunicado que las aplicaciones daban préstamos a las personas, quienes caían en la farsa, debido a la facilidad con la que podrían obtener el dinero.

Te sugerimos: ¿Tienes alguna? Estas son las 19 apps de préstamos con las que extorsionan en CDMX

Personas caen en la trampa debido a que estas aplicaciones no revisan el Buró de Crédito, tampoco pedían un aval y en ocasiones solo con el perfil de Facebook otorgan los préstamos de manera inmediata.

De acuerdo con Ulises Lara, vocero de la Fiscalía capitalina, estos cobradores pedían el pago  “de forma amenazante y poniendo en riesgo la seguridad de las personas, exigían réditos impagables y fuera de toda norma”.

¿Cómo actuar al ser víctima de apps de préstamos?

Las autoridades mencionan ante esta problemática que lo primero es informar a tus contactos que robaron los números y fotografías del celular.

También es importante mencionar que los estafadores de apps de préstamos hacen fotomontajes con el objetivo de extorsionar a amigos y familiares de la víctima, a quienes les dirán que su contacto fue dejado como referencia.

Tras realizar estas primeras acciones, el usuario deberá revocar todos los permisos de las apps, limpiar los datos, eliminar la caché, además de desinstalar la aplicación.

Posteriormente se recomienda restaurar la configuración de fábrica, comprar un nuevo chip e instalar un antivirus, preferentemente de paga.

Estas apps, aunque no están registradas en la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), pueden operar, por lo que es necesario tomar precaución antes de buscar un préstamo fácil.

Parte de las labores preventivas, es cambiar los números de padres, hijos y otros familiares cercanos y evitar identificarlos como “mamá”, “papá”, entre otros apelativos que hagan inferir a quienes roban los datos que el contacto se trata de una persona relacionada con la víctima.