Sí, el aumento de la tasa de interés referencia por parte del Banco de México (Banxico) tienen un impacto directo en los bolsillos de los mexicanos, aunque estas decisiones de política monetaria muchas veces sean consideradas como acciones que toma un lejano grupo de personas con conocimientos muy elevados y con impacto en la macroeconomía.

“El crédito es el aceite de la economía, cuando se bajan las tasas de interés se busca que la gente pueda ir al banco, saquen un crédito (barato), pongan un negocio, se generen empleos y se mueva la maquinaria de la económica, que la persona pueda utilizar su tarjeta para comprar cosas”, explica Francisco J. Orozco, Director de Contabilidad y Finanzas del Tec de Monterrey.

Pero cuando hay alza en los precios de los bienes que consumimos, que es un fenómeno que se está presentando a nivel mundial, los bancos centrales aumentan la tasa de interés para generar el efecto contrario, es decir, frenar el gasto de la población.

¿Qué está pasando?

Los efectos económicos de la pandemia por COVID-19, el conflicto armado entre Rusia y Ucrania y las interrupciones en las cadenas de suministro global, entre otros elementos, han provocado un incremento histórico en la inflación a nivel mundial y México no es la excepción.

Para mayo de este año el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) se ubicó en 7.65 por ciento que representó una desescalada luego de que en abril se posicionó en 7.68 por ciento.

Para contener la inflación el banco central mexicano ha adoptado una postura monetaria restrictiva, desde junio de 2021 y para mayo de este año la tasa de interés interbancario se ubicó en 7.0 por ciento.

El próximo anuncio de política monetaria será el 23 de mayo de 2022 y se prevé que el Banxico aumente 75 puntos porcentuales la tasa de interés para alcanzar un nivel de 7.75 por ciento, para igualar el aumento que la Reserva Federal (FED) de Estados Unidos llevó a cabo en su tasa de referencia.

¿Qué pasa con los créditos con la tasa de interés?

El aumento en la tasa de interés interbancario se refleja directamente en las finanzas personales de los mexicanos a través del aumento en los costos de los créditos bancarios, explica Orozo.

“Esa tasa de referencia te va a indicar cuánto te va a costar un crédito o cuánto te va a dar un rendimiento. Es el costo del dinero al momento de pedir prestado y cuando es a favor es el costo del dinero cuando generas un rendimiento en algún instrumento financiero con el gobierno o alguna institución financiera”, detalla el especialista.

El director de Contabilidad y Finanzas del Tec de Monterrey abunda que el impacto más claro se refleja en los créditos que tienen tasas de interés variable, en tanto que aquellos que tienen una tasa fija permanecen sin cambios.

“Aumenta la tasa de interés en la parte variable, muchos preguntan si las tarjetas de crédito también aumentan, estas tienen un componente propio del producto del perfil del usuario aunque hay que considerar el costo anual total que incluyen las comisiones, la propia anualidad y la tasa de interés”, detalla.

¿Qué tengo que cuidar?

La senda alcista en los costos de los bienes y el aumento en la tasa de interés establecen un panorama económico adverso en el país y el mundo, por lo que este es un buen momento para hacer un análisis de ingresos y gastos en el hogar.

Pero este panorama también es una oportunidad para aquellos que cuentan con un poco de liquidez para invertirlos en instrumentos como Cetes y Bonos, afirma.

Estos instrumentos de deuda emitidos por el gobierno federal tienen un riesgo menor y ofrecen un retorno cercano a la tasa de referencia, lo que permite cubrir la inversión de la inflación y generar un retorno marginal. 

También puedes leer: Reserva Federal de EU aumenta tasa de interés referencial para combatir inflación