La tasa de interés interbancaria alcanzó su máximo histórico luego de que el Banco de México (Banxico) efectuó una segunda alza consecutiva de 75 puntos y la dejara en 8.50 por ciento.

Con este aumento, aplicado de forma unánime por los integrantes de la Junta de Gobierno, el referencial alcanza un nivel no visto desde que Banxico adoptó como objetivo operacional la tasa de fondeo.

Con esta decisión se supera el nivel máximo de 8.25 por ciento que se alcanzó en 2017 cuando el gasolinazo de 2017 originó una espiral inflacionaria.

Para tomar esta decisión, la Junta de Gobierno evaluó “el apretamiento de las condiciones financieras globales, el entorno de acentuada incertidumbre, las presiones inflacionarias acumuladas de la pandemia y del conflicto geopolítico, y la posibilidad de mayores afectaciones a la inflación”.

Banxico también actualizó al alza su pronóstico de inflación para el 2022 al considerar que el año cerrará con un aumento de 8.1 por ciento, frente al 7.5 por ciento que se esperaba en su pronóstico anterior.

“La severidad del tono restrictivo del Banco es evidente y tan solo estos últimos dos incrementos son equivalentes al aumento total que se dio en 2021”, apunta Monex en su análisis de la jornada de ayer.

El grupo financiero también señaló que si las tendencias de inflación y crecimiento se mantienen es posible que se observen descensos marcados en la tasa de interés.

De hecho, el Banco de México señaló que valorará “la magnitud de los ajustes al alza en la tasa de referencia de sus próximas reuniones de acuerdo con las circunstancias prevalecientes”.

Te puede interesar: Banxico sube la Tasa de Interés a 8.5% por la inflación y alcanza marca histórica