Las piezas clave del próximo gobierno de Joe Biden para enfrentar las secuelas económicas de la pandemia por COVID-19 tienen una experiencia probada en las administraciones de Barack Obama y Bill Clinton.

Las cuatro mujeres y dos hombres que postuló el presidente electo de los Estados Unidos esta semana, algunos de los cuales tendrán que ser ratificados por los integrantes del Senado para ocupar puestos económicos de alto perfil, tienen un enfoque liberal de centro.

Con este anuncio, Biden elimina los señalamientos de sus opositores en torno a que cedería a las presiones del ala más liberal de los demócratas, analiza Kenneth Smith Ramos, exjefe de la negociación técnica para el Tratado México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), en entrevista con Reporte Índigo.


Una de las promesas del gobierno de Biden es impulsar un nuevo paquete de rescate

“Parte de la estrategia de Trump en la campaña era señalar que Biden prácticamente venía a imponer un régimen socialista, lo cual a todas luces es falso, pero la prueba de que no es así es que las designaciones que hace, por lo menos en este inicio, es gente que pertenece al centro del espectro político, tienen experiencia y no se decidió ir por la posibilidad que trataron de impulsar el ala demócrata liberal que era Elizabeth Warren como secretaria del Tesoro”, afirma.

La elegida para encabezar el Departamento del Tesoro en Estados Unidos y quizá una de las “piezas” con más prestigio en el tablero económico que Biden espera poder integrar es Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal (Fed, por sus siglas en inglés) de 2014 hasta 2018.

Yellen, durante sus años frente a la Fed, se destacó por tratar de mantener tasas de interés bajas, con una política monetaria expansiva para impulsar la reactivación económica y la reducción del desempleo.

“Definitivamente Janet Yellen con su experiencia en la Reserva Federal y ahora como secretaria del Tesoro tranquiliza a los mercados. Sería un gabinete con experiencia y lo que estamos viendo es intento de Biden también de tener diversidad racial, equidad de género y al mismo tiempo establecer un equipo tanto en la parte de política exterior como en la parte económica para empezar a construir puentes con la comunidad internacional mismos que en cuatro años Trump simplemente quemó”, señala Smith Ramos, quien cuenta con una amplia experiencia en negociaciones comerciales internacionales.

Ayer durante la presentación oficial de los nominados de Biden para encabezar cargos económicos, Yellen lamentó el severo impacto de la pandemia en los hogares de Estados Unidos y afirmó que ante dicha tragedia económica y sanitaria resultaba necesario actuar de forma urgente.

Los otros encargados de formular la política económica del próximo gobierno serán Neera Tanden, exasesora del presidente Barack Obama, quien ocuparía el cargo de directora de la Oficina de Administración y Presupuesto; y Wally Adeyemo, quien actualmente es presidente de la Fundación Obama, y fue nominado para subsecretario del Tesoro.

Cecilia Rouse, como presidenta del Consejo de Asesores Económicos, así como Jared Bernstein y Heather Boushey, como miembros del consejo, también conformarían el equipo económico.

Al publicar la foto de estos nominados y elegidos para cargos económicos, a través de la cuenta oficial del equipo de transición presidencial Biden-Harris en Twitter, fueron calificados como un equipo probado ante las crisis que apoyará a ese país para salir de la actual recesión y crear una economía que le dé oportunidades justas a cada estadounidense.


Estamos viendo en términos generales un regreso a favorecer la experiencia gubernamental y la experiencia técnica en áreas específicas

Kenneth Smith Ramos

Exjefe de la negociación técnica para el T-MEC

Paquete fiscal para Biden

Biden y los integrantes de su gabinete se enfrentan quizá a una de las tareas más desafiantes de las últimas administraciones: impulsar el crecimiento económico del país luego de que las medidas de confinamiento establecidas para tratar de contener los contagios por COVID-19 provocaron el desplome en su Producto Interno Bruto (PIB) en el segundo trimestre del año.

Una de las promesas del gobierno de Biden es impulsar un nuevo paquete de rescate que transforme la economía americana y otorgue oportunidades a todos los habitantes de ese país.

“En los últimos seis meses de la administración de Trump fue imposible aprobar un nuevo paquete de estímulos que fuera más allá del 10 por ciento del PIB nacional que habían otorgado en los paquetes anteriores por la obstaculización en el Congreso. Lo que está buscando el (nuevo) presidente es poder liberar estos recursos, tener un paquete en los primeros meses para apoyar la recuperación económica, mandar una señal clara a los mercados y en ese sentido tener una política económica más predecible”, explica Smith Ramos.

También puedes leer: El nuevo gabinete de Joe Biden en la Casa Blanca