Banco BASE reportó este jueves que la noche del pasado martes 10 de noviembre sufrió un ataque cibernético a sus servidores de entrada.

Grupo Financiero BASE indicó que pese al intento de hackeo, no se pusieron en riesgo los datos ni recursos de sus clientes.

Para atender el problema, y como parte de los protocolos establecidos ante estos escenarios,  se aislaron los servidores afectados de manera preventiva y se inhabilitaron los sistemas operativos.

“La administración de Base procedió, de manera preventiva y con toda responsabilidad, a aislar los servidores afectados y a inhabilitar el conjunto de los sistemas operativos. La ejecución rápida de este protocolo fue lo que permitió evitar una afectación a los datos y a los recursos de los clientes y de la propia institución”, informó el banco.

TE SUGERIMOS: BANCOS EN MÉXICO, DEFENSAS BAJAS EN CIBERATAQUES

Estas acciones preventivas favorecieron la la fuga de información y recursos desde Banco BASE.

En un comunicado enviado a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), Grupo Financiero BASE informó que los procesos de reactivación de sistemas se ejecuta de manera escalonada y segura.

“En el transcurso de las próximas horas se informará oportunamente de los avances que se tengan hasta que la situación quede resuelta”, mencionó BASE en su comunicado.

La empresa informó que ya se trabaja junto a las autoridades competentes en una investigación en torno al ataque cibernético.

Hasta septiembre, BASE reportó una cartera de 11,564 millones de pesos, que representa 0.21 por ciento del total de la banca en el país y un aumento de 700 millones de pesos en relación con su registro del noveno mes de 2019.