La adquisición de seguros por parte de los mexicanos ha disminuido de manera constante desde 2015, y no es que consideren irrelevante este producto financiero, sino que dadas las circunstancias económicas de las familias mexicanas, adquirir uno se ha tornado complicado.

Beatriz Martínez, diseñadora gráfica de 32 años, no pudo renovar su seguro de gastos médicos mayores porque le fue imposible costearlo toda vez que en 2021 la corrieron de su empleo y para enero de este año encontró otro pero con una paga menor.

“El año pasado pagué 17 mil 500 pesos por un seguro de gastos médicos mayores y para mí es muy importante porque generalmente en mis trabajos me habían estado contratando sin seguridad social, pero ya con este nuevo trabajo que me pagan menos y que subió el costo de la prima, pues ya no pude renovarlo”, explica la diseñadora.

La tenencia de un seguro disminuyó cinco puntos porcentuales de 2015 a 2021 y fue el seguro de vida el más sacrificado entre los mexicanos, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF) 2022.

La ENIF señala que los seguros son productos financieros que permiten a las personas manejar la carga financiera de eventos riesgosos inesperados o episodios del ciclo de vida de forma eficiente.

Estos productos han registrado una caída constante en su penetración desde 2015 a diferencia de otros productos financieros como cuentas de ahorro, créditos y las AFORES, y es que para 2021 el porcentaje de los mexicanos que tienen entre 18 y 70 años que cuentan con un seguro fue de 32 por ciento, cifra menor a la reportada en 2018 y en 2015.

Esta caída se debe sobre todo a los seguros de vida cuya penetración entre la población se redujo a 13 por ciento en comparación con el 17 por ciento reportado en 2018. Cabe destacar que los seguros de automóvil y de gastos médicos tienen una penetración menor aunque similar a la reportada en 2018, detalla la encuesta elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

Pero este estudio advierte que esta caída en la tenencia de seguros no se debe necesariamente a un menor interés entre la población, toda vez que alrededor de 56 por ciento de la población con seguro en 2021 afirmó que contrató directamente su seguro.

Seguros inclusivos

La Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) reconoce que la penetración de los seguros de vida entre los mexicanos “no es ideal” y como parte de un plan de acción para reactivar la adquisición de éstos busca promover mayor acceso a “seguros inclusivos”.

“Ya que en nuestro país sólo una de cada cinco personas de la población económicamente activa cuenta con la protección de un seguro de vida individual, lo que provoca una falta de inclusión financiera, que a su vez agrava la desigualdad social y obstruye el desarrollo económico”, afirma Carlos Gay, director de Vida, pensiones y Expansión del seguro de la AMIS.

También puedes leer: Disparidad de género en el acceso a seguros de vida