99%
del mercado de la cerveza en el país es controlado por Cuauhtémoc-Moctezuma y Grupo Modelo
Ante la renuencia del duopolio para abrir el mercado, los microcerveceros nacionales interpondrán una nueva denuncia ante la Cofece
https://www.youtube.com/watch?v=cKbSkNjoPTw&list=UUCCjc1piE1mIrhcE3ejENeA

Comprar una cerveza en México significa, en la mayoría de los casos, obligarse a tomar una marca a un precio inflado.

El poderoso duopolio de la cerveza, conformado por Grupo Modelo y Cervecería Cuauhtémoc-Moctezuma, se niega abrir el mercado a la competencia. 

Este comportamiento va en contra de los compromisos asumidos hace poco más de un año ante la Comisión Federal de Competencia (hoy Cofece).

La falta de competencia genera dos problemas principales. Primero, los mexicanos en gran parte de la república sólo tienen la opción de comprar una marca de cerveza debido al control regional que poseen Cervecería y Modelo.

A través de contratos de exclusividad, el duopolio garantiza que sólo se puedan vender sus marcas de cervezas en los establecimientos. 

Su poder se ha perpetuado gracias a que cuentan con la mayoría de los permisos de alcohol que, en principio, debería tener el gobierno.

De tal modo, si un restaurante o tienda quiere vender bebidas alcohólicas, necesita pactar un contrato de exclusividad con alguna empresa del duopolio.

Por otro lado, las empresas también aprovechan para manipular precios y cobrar más en los lugares donde tienen más presencia. 

Comprar en Monterrey una cerveza Tecate, marca que pertenece a Cervecería, es 27 por ciento más caro que hacerlo en el Distrito Federal, debido a que esta empresa mantiene un monopolio regional en la zona norte del país.

De manera similar, es 25 por ciento más caro comprar una cerveza Corona de Grupo Modelo en el Distrito Federal que en la capital nuevoleonesa, de acuerdo con un estudio de mercado realizado por Canadean.

Todos inconformes

La resolución del año pasado de la comisión de competencia fue anunciada por el gobierno como un parteaguas en la industria que beneficiaría al país.

Grandes productores cerveceros, como SAB Miller, denunciaron inmediatamente que las autoridades mentían.

Más allá de ser un dictamen legal, afirma Miller, la resolución es el producto de un pacto entre las empresas del duopolio y el Gobierno Federal.

Modelo y Cervecería propusieron a la comisión en qué puntos estaban dispuestas a ceder control, la comisión aceptó los términos y se creó la resolución.

En este texto no se eliminaron los contratos de exclusividad ni se modificó el sistema bajo el cual se otorgan permisos de venta de alcohol, que son las principal causa de falta de competencia.

Lo único donde cedieron las empresas fue en obligar a que se vendieran cervezas artesanales en bares, restaurantes y hoteles (lugares donde este nicho de mercado realiza su mayor número de ventas, pero en donde se vende menos volumen de cerveza en general).

Sin embargo, los productores artesanales advierten que hasta la fecha estos lugares continúan cerrándoles las puertas.

Nueva queja

Ante este panorama adverso, los microcerveceros nacionales decidieron interponer una nueva denuncia ante la Cofece.

De acuerdo a representantes de los productores artesanales, antes de que termine el año se iniciará un nuevo proceso para intentar abrir el mercado.

A pesar de que la antigua resolución sólo permitía una apertura a medias, el duopolio decidió ignorarla.

Asesorados por la presidenta de la Cofece, Alejandra Palacios Prieto, se prepara una nueva denuncia por parte de empresarios microcerveceros.

“Es importante que la Cofece se dé a la tarea de apoyar e implementar la resolución que ellos mismos tomaron”, declaró para El Universal José Antonio González, director general de Cervecería Tijuana.

“Parte de la resolución dice que debe estar (la Cofece) al pendiente de inspeccionar con auditorías de verificación el cumplimiento de las condiciones, pero hasta ahora no ha sucedido”, agregó.

Por su parte, Miller continúa su lucha legal en contra del duopolio para abrir el mercado a las grandes marcas internacionales. Desde que se publicó la resolución, la empresa se amparó en contra de la comisión responsable al considerar que violaba sus derechos.

Es importante recordar que tanto Cervecería como Modelo pertenecen ahora a empresas extranjeras (Heineken y Ab-Inbev, respectivamente).