La inflación histórica por la que atraviesa México y el mundo entero está relacionada con elementos macroeconómicos y políticos que poco dependen de las decisiones personales de aquellos a quienes está impactando.

Sin embargo, los expertos en educación financiera advierten que sí hay una que otra acción que puede amortiguar el golpe que está significando para tus bolsillos el preocupante aumento de los costos de productos y servicios.

Generalmente cuando hay inflación en una economía es difícil que las personas distribuyan sus ingresos de forma adecuada ya que los precios que eran una referencia para asignar sus gastos están distorsionados.

Durante la primera quincena de julio los precios al consumidor registraron un incremento anual de 8.16 por ciento, el más alto para una primera quincena desde enero de 2001.

Bajo este adverso panorama hay tres acciones que pueden apoyar a las personas a contener la sangría en sus bolsillos provocada por el aumento de los costos: buscar diversas fuentes de ingresos, hacer gastos “inteligentes” y establecer una estrategia de inversión que no precisamente requiere grandes sumas de capital, recomienda Alejandro Cruz.

Más fuentes de ingresos

Depender de una sóla fuente de ingresos es una idea muy arriesgada en estos tiempos de incertidumbre y eso lo dejó claro la crisis económica y laboral que provocó la pandemia, apunta Cruz.

En países como Gran Bretaña, contar con un segundo empleo temporal se ha convertido en una opción para 32 por ciento de la población en edad de trabajar, de acuerdo con los resultados de un estudio elaborado por Indeed Flex.

En este mismo estudio se observó que 19 por ciento de los encuestados contaban con un segundo empleo y 11 por ciento planeaba asumir turnos extra en su trabajo.

Gastar con sabiduría ante la inflación

Cruz agrega que la falta de educación financiera también deriva en malos hábitos de gasto, sobre todo en el caso de los “gastos hormiga”, es decir, esas compras aparentemente insignificantes que se hacen cada mes, que representan un monto muy bajo pero en gran cantidad pueden significar un valor importante.

El especialista financiero pone como ejemplo la contratación de diversas plataformas de streaming.

Para controlar estos gastos superfluos es recomendable establecer las prioridades de gasto, fijar metas de ahorro y llevar a cabo un presupuesto mensual para no exceder el límite establecido.

Invertir en pequeño

Existe una idea generalizada de que para invertir es necesario tener una suma considerable de dinero, algo que resulta erróneo toda vez que es posible invertir, dependiendo el instrumento, desde 25 pesos, señala Cruz.

Aunque hay muchos tipos de inversión existen tres alternativas populares que pueden ser una opción viable para personas con un capital limitado: deuda emitida por el gobierno, fintechs o brokers.

Obtener ganancias de fondos individuales como instrumentos de deuda emitidos por el gobierno federal, siguen siendo de protección por reconocerse como un préstamo al estado que se compromete a pagar con un margen de ganancia. El más común de estos instrumentos son los Cetes.

Te puede interesar: Alimentos y canasta básica poco accesibles por inflación