Tras los ataques con armas químicas en Siria, donde murieron más de mil personas, John Kerry, secretario de Estado de los Estados Unidos, anunció que no pasarán desapercibido este acto, poniendo a los mercados en alerta.

Estados Unidos actualmente está evaluando el tema y busca de qué forma tomará parte en el asunto. 

El miedo de que nuestro vecino del norte se involucre militarmente en el conflicto es un factor que afecta mucho más allá de las industrias relacionadas con armamento utilizado, y ya comienza a afectar al mundo.

Tras las notificaciones de John Kerry, los indicadores de Wall Street han tenido consecuencias negativas: Dow Jones cerró el día de ayer con números rojos descendiendo un 0.41 por ciento, a 14, 926.47 puntos.

El índice S&P perdió 0.60 por ciento, bajando a 1,652.98 unidades, y el Nasdaq Composite retrocedió en 1.12 por ciento, a 3,615,62 unidades.

Estos descensos se vieron directamente afectados por la respuesta tan inestable y poco clara del gobierno estadounidense, puesto que se veían buenos números positivos en el caso de varias empresas. 

La empresa Amgen vio un aumento de un 7.71 por ciento, por la publicación de comprar a la farmacéutica Onyx por una cantidad de 10.4 mil millones de dólares, con la finalidad de ganar una ventaja en la lucha contra el cáncer. 

Por otro lado, Microsoft seguía descendiendo a un total de más de 7 puntos porcentuales, tras la salida de su CEO, Seteve Ballmer.

Estas caídas en las acciones estadounidenses se siguen intensificando después de que países occidentales amenazaron con atacar fuertemente a Siria en los próximos días para acabar con las fuerzas del presidente sirio Bashar al-Assad.

Y el efecto en México 

En medio de esta situación, el petróleo Brent tiene un aumento de 1.27 dólares a un total de 112 dólares por barril, su mayor precio desde inicios de marzo. 

El miedo de una continua reducción en los indicadores estadounidenses causó que el precio de los bonos del Tesoro de largo plazo aumenten su precio, mientras que reducen sus rendimientos en 1.015 por ciento. 

En el caso de México, los bonos mexicanos a 10 años subieron 6 puntos base a 6.25 por ciento. El caos ha llevado al peso mexicano a su nivel más bajo en dos meses, siendo de 13.37 pesos por dólar, afectando todavía más la estimación de crecimiento económico de México para el 2013. 

Por su parte, el real brasileño se debilitó a más del 0.60 por ciento, llegando a 2.43 reales por dólar. 

El peso colombiano se debilitó de la misma manera llegando a mil 940 pesos colombianos por dólar.