Una de las compañías tabacaleras más grandes del mundo, Reynolds American, regresará a la televisión después de 43 años anunciando ahora su cigarrillo electrónico Vuse. 

En 1971, el Gobierno de Estados Unidos prohibió todo tipo de anuncios de cigarros por televisión y radio; México lo hizo hasta enero del 2004. 

Estas leyes fueron implementadas principalmente porque incitaban a los jóvenes a entrar al mercado sin tener conciencia de las consecuencias.

El anuncio llama la atención de la Administración de Drogas y Alimentos de EU, que evalúa los riesgos potenciales que las compañías de cigarrillos electrónicos tienen como un sustituto para fumar. 

Otras empresas competidoras como Lorillard, que también vende un modelo de cigarro electrónico, ha generado críticas por difundir anuncios que los grupos antitabaco dicen que podrían inducir a una nueva generación de jóvenes a probar la nicotina de diversas maneras.

Prohiban o no este tipo de publicidad, la industria tabacalera busca incrementar sus ventas a través de los cigarros electrónicos, esperando este año más de mil millones de dólares en ventas en los Estados Unidos para compensar la reducción de fumadores a nivel mundial.

En México, la prevalencia de consumo de tabaco se redujo entre los adolescentes desde 4.8 por ciento en el 2000 a 2.6 por ciento en el 2012, y en promedio disminuyó el consumo de cigarrillos al día por fumador, de  4.6 en el 2006 a 3.7 cigarros diarios en el 2012.