Debido a la reforma eléctrica, México se quedó fuera del índice de los 25 países más atractivos como destino para atraer Inversión Extranjera Directa lo que también se confirma por tercer año consecutivo.

Y es que los inversionistas buscaron estabilidad, confianza y mercados desarrollados, ante un entorno regulatorio de negocios más restrictivo en países emergentes y, en el caso de México les preocupan los aumentos de presiones a las instituciones autónomas, las reformas, sobre todo la energética, baja proactividad para impulsar crecimiento y el desarrollo de obras infraestructura cara con bajo impacto al desarrollo.

De hecho, los inversionistas ven como países más atractivos a los siguientes: Estados Unidos, Alemania, Canadá, Japón y Reino Unido, mientras que los países emergentes en los que invertirán son: China en el lugar 10, Corea del Sur 16 y Brasil 22.

Además, de que por primera vez entró Catar al sitio 24, con lo que también desplazó a Finlandia del Índice.

“Aun cuando México mejoró su índice de confianza, sigue fuera de los 25 países más atractivos a nivel global para canalizar inversión extranjera directa. Las expectativas de cambios institucionales y en las reformas que dan competitividad a la economía moderna, como la energética, así como las inversiones en infraestructura del gobierno federal, son los temas que contrarrestan el posicionamiento positivo de México con los inversionistas globales”, aseguró el socio Director de Kearney México, Ricardo Haneine Haua.

Incluso, añadió que los efectos de la reforma eléctrica no abonan a un desarrollo y crecimiento de México, ya que habría una desventaja para las empresas del sector privado tanto nacionales e internacionales, lo que podría alejar a más inversiones del territorio mexicano si la reforma pasa tal cual está confirmada.

“Por mantener el posicionamiento de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), la industria y todos los elementos competitivos de lo que estamos hablando en el sector moderno de la economía de México, van a tener esa brecha de desventaja competitiva, y lo van a hacer menos atractivo para seguir generando inversiones y sobre todo para las siguientes, para los 10 o 15 años, vamos a estar perdiendo posicionamiento total, si la contra reforma llega a tener éxito en el país”, advirtió.

Puedes leer: Diputados votarán la reforma eléctrica durante la Semana Santa

Además, indicó que factores que dañan la competitividad y el crecimiento de la inversión hacia México son el aumento en las presiones hacia las instituciones autónomas, los retrocesos en políticas públicas, la propuesta de la administración sobre la reforma eléctrica y la baja proactividad para impulsar el crecimiento.

Aunado a ello, recordó que desde el lanzamiento del Índice de Confianza de Inversión Extranjera Directa en 1998, México solo se ha encontrado fuera del las primeras 25 posiciones en cuatro ocasiones: 2011, 2020, 2021 y 2022.

Finalmente, en 2019, México cayó ocho lugares en el ranking de países que son atractivos para la llegada de IED, al pasar del 17 al 25 desde la edición del estudio en 2012, esto derivado de los efectos secundarios de la recesión económica mundial de 2009, y la inestabilidad, fue que el territorio nacional no apareció en el listado.