La tarde de este lunes, la compañía Axtel informó que llegó a un acuerdo con la empresa Televisa para vender parte de su negocio de fibra (FTTx) del segmento masivo ubicado en Monterrey, San Luis Potosí, Aguascalientes, Ciudad de México, Ciudad Juárez y en el municipio de Zapopan.

De acuerdo con Axtel, la firma del acuerdo fue por una cantidad de cuatro mil 713 millones de pesos a Grupo Televisa y filiales, con lo que se llega a la desinversión de su negocio.

Lo anterior significa un retroceso y una pérdida para Axtel, que sufre un severo gasto financiero, ya que uno de sus competidores, Izzi, es propiedad de Grupo Televisa.

Asimismo, Axtel informó que transfirió a Televisa 227 mil 802 clientes residenciales y micro-negocios, cuatro mil 432 km de red de fibra óptica y otros activos relacionados con la operación del segmento masivo en estas ciudades.

El negocio de FTTx del segmento masivo en el resto de las ciudades donde se tiene presencia que no se incluyó en esta transacción seguirá siendo operado por Axtel, subrayó en un comunicado.

Asimismo, la empresa mexicana de tecnologías de la información y comunicación señaló que continuará buscando oportunidades atractivas de desinversión para este activo.


“La ejecución de esta transacción va en línea con la estrategia de la compañía de enfocarse en proveer servicios de tecnologías de información y servicios de valor agregado de telecomunicaciones al segmento empresarial y de gobierno,” señaló Rolando Zubirán Shetler, director general de Axtel.

Destacó que los recursos netos que se obtengan de la transacción serán utilizados para reducir pasivos de la compañía, contribuyendo a reducir el gasto financiero y el nivel de apalancamiento.