El envío de remesas por parte de connacionales residentes en el extranjero presentó un incremento durante noviembre de 2020 de 15.6 por ciento, la mejor jornada vivida en el mismo mes durante dos años.

En 2020, el envío de divisas totalizó 3 mil 381 millones de dólares, frente a los 2 mil 925 millones del mismo periodo, pero de 2019.

Con este aumento superior a 15 por ciento, las remesas consiguieron su mejor registro desde 2018, cuando se registró un incremento de 22.5 por ciento.

Según datos ofrecidos por el Banco de México (Banxico), hasta el onceavo mes del año, las remesas crecieron 10.9 por ciento a tasa anual, llegando a los 36 mil 946 millones de dólares.

El economista en jefe para Latinoamérica de Goldman Sachs, Alberto Ramos, indicó que este registro de divisas en México es producto de los apoyos fiscales en Estados Unidos.

TE SUGERIMOS: ENVÍO DE REMESAS INMUNE A LA PANDEMIA

El incremento en las remesas también está apoyado por un tipo de cambio más competitivo.

“Las generosas transferencias fiscales de apoyo a salarios en EU, un tipo de cambio muy competitivo y una profunda contracción de la actividad y el empleo en México pueden haber actuado como impulsores de las remesas”, explicó Ramos.

El especialista sostiene que el flujo de dinero de Estados Unidos a México apoya la cuenta corriente y al consumo privado, en especial para familias de bajos ingresos, que tienen propensión al consumo.

“Se proyecta que las remesas récord y el superávit de la balanza comercial compensarán con creces la pérdida de ingresos por turismo y llevarán a un superávit en cuenta corriente en 2020 de más del 2 por ciento del PIB, el resultado de la cuenta corriente más sólido en más de 30 años”, concluyó Ramos.