No importa qué edad tengan, el nivel de estudios que hayan cursado o si tienen o no hijos. En pleno siglo XXI, las mujeres mexicanas siguen percibiendo menos ingresos que los hombres.

En 2020 el ingreso promedio trimestral de las mujeres fue de 14 mil 860 pesos, que es 34.3 por ciento menor al ingreso promedio de los hombres que ascendió a 22 mil 618, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares en 2020 (ENIGH).

Además de la brecha de las percepciones entre hombres y mujeres, destaca en esta encuesta el hecho de que los ingresos totales trimestrales de los hogares mexicanos disminuyeron 5.8 puntos porcentuales en 2020, con 53 mil 798 pesos, respecto a lo reportado en 2018, del orden de 57 mil 65 pesos.

5.8

puntos porcentuales fue la disminución de los ingresos de los hogares mexicanos en 2020 en comparación a lo registrado en 2018

Los resultados de esta encuesta permiten dimensionar los cambios en los ingresos y gastos de los hogares a consecuencia del periodo de contingencia sanitaria provocado por el COVID-19, apunta el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Pero las mujeres fueron quienes resintieron con mayor fuerza las afectaciones de la pandemia y las medidas de confinamiento que impactaron a diversas actividades económicas.

“La participación económica de las mujeres era baja comparada con otros países de América Latina y comparada con países miembros de la OCDE, antes de la pandemia era del orden de 45 por ciento, cuando la pandemia generó esta volatilidad en el mercado laboral hubo un retroceso hasta 41 por ciento de la tasa de participación económica de las mujeres, que es el nivel que teníamos en 2005”, apunta Fernanda Avendaño, investigadora del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

La especialista agrega que la menor cantidad de ingresos que reciben las mujeres es causada, en gran medida, porque están integradas a los sectores de servicios, que fueron los más afectados durante la pandemia; muchas de ellas son trabajadoras informales; o porque las tareas del hogar y cuidado de niños, adultos mayores y personas enfermas tradicionalmente son responsabilidad de ellas.

En la ENIGH, por ejemplo, destaca que el ingreso promedio trimestral de los hombres que tienen dos hijos es del orden de 30 mil 692 pesos, una cantidad mayor en comparación a los hombres que tienen un hijo con entradas monetarias de 26 mil 727 pesos. Pero en el caso de las mujeres el efecto es contrario, toda vez que aquellas que tienen un hijo presentan ingresos promedio por 17 mil 454 pesos y las que tienen dos ganan aproximadamente 16 mil 67 pesos.


“La encuesta muestra una disparidad en ingresos entre hombres y mujeres de todas las características, sin importar grupo de edad, nivel de escolaridad o el número de hijos o hijas, de hecho se observa que las mujeres que menos ganan son aquellas que tienen cuatro o más hijos y eso nos habla de una carga desigual hacia las mujeres en el cuidado de los menores”

Fernanda Avendaño

Investigadora del IMCO

De acuerdo con datos recuperados por el IMCO, hasta 2019 ellas dedicaban 50.4 horas a trabajos no remunerados en contraste con los hombres, que destinan 19.6 horas a la semana ; en tanto que para el mercado laboral ellos dedicaban 47.7 horas y ellas 37.9.

En los datos de ingreso promedio trimestral de los mexicanos por nivel de escolar también se revelan serias disparidades. Por ejemplo, la diferencia entre los hombres y mujeres que estudiaron la secundaria completa o incompleta es de 42.7 puntos porcentuales, ellos con sumas que alcanzan hasta los 18 mil 802 pesos y ellas con 10 mil 762 pesos.

En el extremo del tablero que se enfoca en los ingresos por nivel de escolaridad se observa que los hombres que estudiaron completo o incompleto un posgrado perciben 81 mil 832 pesos, cifra que supera por 30.6 por ciento a las mujeres que tienen ese mismo grado escolar al registrar ingresos por 56 mil 772 pesos.

Para poder subsanar esta disparidad en ingresos entre hombres y mujeres se requieren acciones tanto del sector público como del privado, entre ellas la integración de un sistema universal de cuidados, aumento de los permisos de paternidad e incentivar la certificación de las empresas con la norma 025 en Igualdad Laboral y No Discriminación, explica la investigadora del IMCO.

Incluso el Instituto afirma que si se suman 8.2 millones de mujeres al mercado laboral para 2030 el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) del país sería 15 veces mayor del registrado en 2020, es decir, la economía mexicana tendría 3.5 billones de pesos adicionales si la tasa de participación de las mujeres fuera similar al promedio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), del orden de 56 por ciento.

También puedes leer: Contra la brecha salarial en las dependencias federales