Ni la pandemia acabó con el optimismo del Gobierno federal. Para el siguiente año, las autoridades hacendarias prevén un repunte en la economía, a pesar de que el Producto Interno Bruto (PIB) hila cinco trimestres consecutivos a la baja.

En la fecha límite, el hombre encargado de las finanzas en el país, Arturo Herrera, entregó el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2021 (PPEF 2021) ante la Cámara de Diputados.

A diferencia del año pasado, que el funcionario incluso bromeó con la entonces presidenta de la Mesa Directiva de la Cámara Baja por el tamaño de la caja guinda, en esta ocasión, el semblante de Herrera fue mesurado y tampoco hubo un gran paquete físico, ya que se entregó de manera digital. Sin embargo, la contundencia de sus palabras envió un claro mensaje.


No todos los problemas se atacan mediante el presupuesto (…) La actual crisis económica no permite grandes márgenes de maniobra en las finanzas públicas, pero también estamos muy conscientes de que no hay presupuesto perfecto

Arturo Herrera

Secretario de Hacienda

En los Criterios Generales de Política Económica (CGPE) se prevé una caída de 8 por ciento en el PIB al cierre del próximo diciembre, sin embargo, para el 2021 la economía rebotará hasta 4.6 por ciento.

Dentro de los riesgos a la baja, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) destaca las disrupciones por la pandemia y las tensiones comerciales, ya que estas últimas pueden influir en la estabilidad del sistema financiero, así como en el crecimiento mundial durante el mediano plazo.

En el caso de la inflación, el equipo hacendario pronostica que el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) se ubicará en 3.0 por ciento, en línea con el objetivo del Banco de México (Banxico). El nivel actual es de 3.62 a tasa anual, según cifras del Inegi.

También se estima que durante el 2021 la tasa de interés se mantendrá en 4.0 por ciento, reflejando estabilidad en la política monetaria y se pronostica un tipo de cambio en 21.9 pesos por dólar.

Asimismo se prevé que la cuenta corriente de la balanza de pagos registre un déficit de 22 mil 900 millones de dólares, equivalente a 2.0 por ciento del PIB.

En materia energética, las expectativas del equipo de Arturo Hererra son moderadas, ya que se espera que la reactivación de la demanda se cubra, en buena parte, con inventarios que se acumularon durante estos meses.

Las proyecciones ubican en 42.1 dólares por barril el precio de la mezcla mexicana de exportación, en sintonía con el nivel de los precios reportados de manera reciente. Para la plataforma petrolera se anticipa una producción de crudo de 1.85 millones de barriles diarios, superior al cálculo de los 1.74 mbd para el cierre de este año.

No obstante, en los CGPE se deja entrever que esas estimaciones solo se volverán una realidad si los precios del crudo evolucionan y si Pemex y CFE mantienen su enfoque de Empresa Productiva del Estado (EPE).

A nivel mundial, el entorno macroeconómico para el próximo año estará sujeto a diversos riesgos tanto al alza como a la baja. Por principio, una vacuna en contra del COVID-19 permitiría acelerar la reapertura durante el siguiente año y con ello se aprovecharán las ventajas del T-MEC.

Al mirar hacia los riesgos a la baja destacan una reactivación interna más lenta y una recuperación menor a la esperada para Estados Unidos por la incertidumbre generada por las próximas elecciones y el escalamiento en la guerra comercial con China.


Las políticas públicas y las medidas implementadas durante el próximo año se enfocarán en garantizar la disponibilidad de atención médica y una recuperación económica

‘Engordar’ la cartera

Para el ejercicio fiscal del próximo año, se estiman ingresos totales por el orden de los 6.29 billones de pesos. Con base en la Iniciativa de Ley de Ingresos de la Federación (ILIF) estos recursos provendrán, principalmente, de los impuestos por un monto de 3.53 billones de pesos, y de la venta de bienes y servicios por alrededor de 1 billón de pesos.

El resto tendrá como origen los ingresos derivados de financiamientos (756 mil 789 millones de pesos; las cuotas y aportaciones de seguridad social (381 mil 835 mdp); y las transferencias, asignaciones, subsidios y otras ayudas (343 mil 039 mdp).

También se incluyen los Aprovechamientos (152 mil 458 mdp), los Derechos (42 mil 267 mdp), los Productos (9 mil 364 mdp), y las contribuciones de mejoras (58 mdp).

En la ILIF destaca que derivado de los ingresos fiscales deseados se pronostica una recaudación federal participable por 3.35 billones de pesos.

Durante el ejercicio fiscal del 2021 el gasto de inversión del Gobierno federal y de las EPEs no se contabilizará con el objetivo de mantener un equilibrio presupuestario hasta por un monto que representará el 2.2 por ciento del PIB.

Arturo Herrera también aprovechó la oportunidad para reconocer frente a 65 asistentes en el Salón Legisladores que el Gobierno federal mantendrá su palabra en no aumentar o crear nuevos impuestos en beneficio de la economía familiar.

“Tenemos la responsabilidad de mantener la estabilidad económica y financiera, pero también tenemos claro que esto no está peleado con tener una vocación social. Por eso, este Paquete Económico está dirigido a proteger a los que menos tienen. A los ciudadanos les digo que no los vamos a dejar solos y que de esta vamos a salir todos juntos”.


Ante una crisis inédita en el mundo se necesitaban respuestas inéditas y el gobierno mexicano ha enfrentado bajo su propia fórmula los efectos económicos de la pandemia

Mario Delgado

Presidente de la Junta de Coordinación Política

Desinfla Gobierno federal sector energético

El Gobierno federal apoyará el fortalecimiento de Pemex y CFE en concordancia con el rescate de la soberanía energética, aunque con menores recursos. Las asignaciones proyectadas para la petrolera y la comisión suman en conjunto 961 mil 700 millones de pesos.

Para PEMEX se busca el 56.6 por ciento de los recursos en términos reales respecto al año previo, en tanto que para la CFE se prevé el 43.4 por ciento.

544,598

mdp se proponen para Pemex

De esta forma, a la empresa dirigida por Octavio Romero Oropeza se tiene previsto asignarle un presupuesto de 544 mil 598 millones de pesos, es decir un 4 por ciento más de los recursos aprobados para este año, de acuerdo con el PPEF 2021. No obstante, al compararlos con lo planteado en el PPEF 2020 el aumento es de apenas 0.6 por ciento en términos reales.

En el caso de la compañía encabeza por Manuel Bartlett se prevén 417 mil 145 millones de pesos para el ejercicio fiscal y si los legisladores aprueban esta cifra se trataría de un 8.6 por ciento menos a lo palomeado para este 2020.

417,145

mdp busca el gobierno para CFE

La petrolera deberá utilizar los recursos para atender la operación de los procesos productivos, de distribución y comercialización. Además de darle continuidad a la rehabilitación del Sistema Nacional de Refinación (SNR), a las plantas de producción de fertilizantes, y a la construcción de la nueva refinería Dos Bocas, en Tabasco.

En tanto que CFE deberá cubrir el costo de los combustibles para la generación de electricidad y desembolsar dinero para los gastos que realice la Empresa Productiva del Estado en el Mercado Eléctrico Mayorista (MEM).Para el ejercicio fiscal del próximo año, el proyecto de presupuesto de Pemex presenta un déficit en su balance financiero superior a los 92 mil millones de pesos, dada la persistencia de incertidumbre en el sector energético, y un techo de gasto de servicios personales de 93 mil 600 millones de pesos.


En el PPEF 2021 se establece que Pemex tiene como finalidad generar valor económico y maximizar la renta petrolera para el Estado

En el proyecto de presupuesto de la CFE se estima un balance con un superávit superior a los 28 mil millones de pesos en línea con menores precios de energéticos estimados para el 2021, en contraste con los contemplados para el PEF 2020. También en el documento se plantea un techo de gasto de servicios personales de 62 mil 500 millones de pesos.

También puedes leer: Fitch Ratings: economía mexicana caería 10.8% en 2020