Uno de los problemas laborales más severos es la falta de motivación. En la actualidad, 36 por ciento de los mexicanos están insatisfechos con su trabajo, de acuerdo con la encuesta Tendencias del Entorno Laboral en México 2018, realizada por Kelly Services.

Las razones por las cuales se genera este conflicto son varias, sin embargo, entre las que destacan se encuentran la ausencia de reconocimiento de los superiores y de estímulos que les permitan sentirse parte de la empresa.

Ante este problema los reclutadores se han visto en la necesidad de buscar soluciones, ya que muchas veces la falta de motivación lleva los empleados a cambiarse de empleo.

36

por ciento de los mexicanos están insatisfechos con su actual trabajo

Para resolverlo algunas empresas optaron por crear espacios de trabajo que ayudaran a despertar la creatividad, estimular los sentidos e impulsar la productividad.

Cecilia Lozano, directora de IBM Guadalajara, asegura en entrevista que adaptarse a los espacios llamados “Open Space”, permite que se abra una colaboración ágil entre los trabajadores, lo cual les ayuda a generar mejores respuestas para las necesidades.

“Son espacios que les permiten pensar fuera de la caja, muy diferentes a los lugares tradicionales en donde todo es cuadrado, aquí se generan ambientes llenos de color, son cómodos, libres e incluso se puede jugar”, explica la directora.

Este modelo de oficinas inspirado en muchas organizaciones asentadas en Silicon Valley está diseñado en función de las necesidades de los empleados y los objetivos estratégicos.

Se da preferencia a los ambientes abiertos y colaborativos, que fomenten la innovación, la horizontalidad y el trabajo en equipo.

Aunque a México aún le falta mucho para adaptarse a este nuevo modelo, las empresas extrajeras con sede en el país han puesto el ejemplo.


Red Bull, Google, IBM, Lego y Amazon son algunas de las organizaciones que con esta forma de trabajar han impulsado la creatividad, la innovación y la productividad

Este sistema de colaboración ágil busca que el personal mientras trabaja se sienta como en casa, ayudando también a mantener su calidad de vida.

El resultado: una mayor integración de los trabajadores, aumento en la productividad, mejores niveles de crecimiento y un excelente clima laboral.

Cecilia Lozano asegura que las empresas deberían adoptar estos modelos para hacer equipos de trabajo más comprometidos y apasionados por lo que hacen.

“Cuando se trabaja de esta manera obtienes una recompensa inmediata, las personas comienzan a pensar diferente, se incrementan las habilidades y los equipos generan lazos de confianza”.