La Norma Oficial Mexicana NOM-035 carece de cambios desde su publicación el 23 de octubre de 2018, a pesar de las adaptaciones que tuvieron que realizar los empleados con el trabajo remoto tras las condiciones originadas por la pandemia por COVID-19.

La carga excesiva de trabajo y las extendidas jornadas laborales son factores que generan mayor estrés. Sin embargo, desde el 2020 que inició la emergencia sanitaria, el trabajo a distancia ha ocasionado que surjan nuevas necesidades para los empleados.

“Desgraciadamente no se han establecido modificaciones en la norma desde que se publicó, situación que sí debería hacerse como lo fue con la Secretaría del Trabajo que expuso las condiciones para quienes trabajan en casa y lo que debemos brindarles, sin embargo, no se considera a la pandemia”, detalla Javier Zepeda, experto en la creación de herramientas de crecimiento y soluciones prácticas en empresas nacionales.

México ocupa el primer lugar a nivel mundial en estrés laboral, refiere Zepeda. Asimismo, se considera un 75% de prevalencia de estrés en su fuerza laboral, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Cabe destacar que todas las empresas, sin importar la cantidad de empleados, deben poner en práctica esta normativa NOM-035.

Existen diversas guías y encuestas que permiten identificar los principales riesgos psicosociales en los empleos una vez aplicadas y con los resultados en mano, los directivos de las empresas deben aplicar políticas y medidas con el fin de corregir los errores, explica Zepeda.

También puedes leer: Secretaría del Trabajo multará a empresas que no prevengan el estrés laboral