Siempre hay que estar preparados. La muerte no es un tema recurrente en conversaciones diarias, pero es necesario hablar de ella, sobre todo cuando se trata de la administración de tus bienes en el futuro. No existe una edad establecida para pensar en el testamento, ya que en cualquier momento de tu vida lo puedes elaborar. El promedio en las entidades de la República Mexicana es a partir de los 16 años.

Otro punto relevante es que este documento tampoco es exclusivo de las personas con mayores ingresos y mucho menos es impagable.

En México, la cultura testamentaria se ubica por debajo de muchos países, ya que solo entre 5 y 7 por ciento de la población cuenta con este documento, de acuerdo con el Colegio Nacional del Notariado Mexicano.

Isaac Ibarra, socio director del despacho Ibarra Barajas Abogados, considera que septiembre es una buena oportunidad para pensar en el largo plazo y en el patrimonio que le quieres dejar a tus seres queridos cuando fallezcas.

“Hay que prever cuando no estemos porque siempre habrá alguien que se sienta con derecho a heredar nuestros bienes y si no dejamos expresada nuestra voluntad en un testamento, después de nuestra muerte comenzarán los problemas”, añade.

El testamento es costoso

Una de las mayores ventajas durante septiembre, conocido también por ser el mes del testamento, es que los notarios reducen sus honorarios hasta en un 50 por ciento. Esto quiere decir que pagarás alrededor de mil 500 a 2 mil pesos por tramitar este importante documento, dependiendo de la entidad en que vivas.

50

por ciento de descuento ofrecen los notarios durante septiembre

Y no solo eso, las notarias también ofrecen asesoría jurídica gratuita en materia testamentaria y amplían sus horarios de atención.

El especialista en patrimonio familiar Juan Feregrino recomienda que si no quieres hacer el desembolso porque afectaría tus finanzas, lo ideal es que hagas un apartado durante el año.

El testamento es de mala suerte

No. La previsión de tu futuro no está sujeta a supersticiones, aunque en México se tenga la creencia de que es malo hablar de la muerte por aquello de que se le atrae.

Isaac Ibarra explica que la pertinencia de un testamento es que se deja por escrito el control y administración de todos los bienes que te hiciste en vida, además de que el proceso es más sencillo de lo que parece.

“Nadie piensa en morir y muchas personas sienten que es de mala suerte preparar su testamento, pero la naturaleza humana es cumplir un ciclo y lo mejor es no dejar problemas”, agrega el abogado.

Es mejor heredar en vida

No siempre es lo más adecuado optar por esta alternativa, ya que la herencia en vida implica muchas cosas. Por principio, el experto en wealth manager manifiesta que en algunas entidades se deben pagar impuestos por recibir bienes inmuebles y también existe el riesgo de que se les trasladen responsabilidades financieras a los beneficiarios.


Ojalá que todos falleciéramos en una edad avanzada, pero si los hijos están chicos esto no es tan práctico. Cuando se hereda en vida no todo el mundo es recíproco y muchas veces puede ocasionar un problema muy importante

Juan Feregrino

Experto en wealth manager.

Se lo van a gastar otras personas

Si no quieres que tus bienes terminen en las manos equivocadas, lo ideal es que optes por un fideicomiso para que cada determinado tiempo se haga la dispersión de los recursos o que administre tu patrimonio.

“Otro de los mitos alrededor del testamento es que se cree que otras personas que no son de la familia se beneficiarán de tus propiedades al morir, para evitar esta situación lo más adecuado es crear un fideicomiso y junto con el testamento se dará pie a que todo quede administrado tal y como lo deseas”, asegura el especialista en temas de patrimonio familiar, Juan Feregrino.

Lo mío es de todos

Un testamento no solo te sirve para saber qué posees, este documento también te permite elegir un albacea, quien se encargará de que tu última voluntad se cumpla y que todos tus seres queridos reciban los bienes que les heredaste.

“La costumbre siempre es que las pertenencias se repartan entre todos, pero si no se especifica qué será para cada quien puede ocurrir hasta una desintegración familiar por una sucesión que no fue bien planificada”, advierte el abogado Isaac Ibarra. Debes pensar muy bien bien a quién le encomendarás esta responsabilidad tan importante y sobre todo que sea de tu máxima confianza.

Ya tengo otros instrumentos

Al momento de abrir una cuenta bancaria o contratar un seguro de vida se establecen beneficiarios, sin embargo, es importante aclarar que estos instrumentos no sustituyen a un testamento otorgado y certificado ante el Notario Público.

Para acceder a tu cuenta y que tu familia haga uso del dinero que hay en ella se deben seguir una serie de pasos.

5

por ciento de la población en México cuenta con un testamento

“Es recomenable actualizar con cierta periodicidad la designación de los beneficiarios en cuentas bancarias y seguros, porque en unos años tu estatus puede cambiar y no hay que esperar al último momento”, agrega Juan Feregrino, experto en wealth manager.

El testamento solo es para los ricos

Cualquier persona posee bienes y no necesariamente tiene que ser una mansión o una colección de coches clásicos. El abogado Isaac explica que si elaboras un inventario de todas tus pertenecencias te sorprenderá lo larga que puede ser la lista.

Algunas cosas que se heredan entre las familias en México son relojes, cuadros, muebles, fotografías, ropa o hasta souvenirs de algún viaje.

“Siempre pensamos ‘no tengo muchas cosas’, pero con alguna propiedad que se tenga es más que suficiente para dejar un problema importante para la familia cuando faltemos”, dice.

También puedes leer: Falta de Testamento deja Patrimonios a la deriva