Nintendo se podría encontrar en un parteaguas que cambiaría su modelo de negocio actual. Según reportes de Bloomberg, la compañía japonesa, creadora de videojuegos como Super Mario Bros. y Zelda, vieron cómo el lanzamiento del Wii U tuvo un recibimiento poco esperado.

El presidente de Nintendo, Satoru Iwata, ha informado que está esperando una pérdida anual de 240 millones de dólares.

Los primeros resultados han hecho reconsiderar sus pronósticos de ventas, de estimar una venta de 9 millones de consolas de Wii U, ahora se espera una venta de menos de una tercera parte de éstas, es decir, 2.8 millones de consolas. 

Sus competidores Sony, con PlayStation 4, y Microsoft, con Xbox One, están acaparando el mercado de las consolas de videojuegos con juegos cada vez más sofisticados en cuanto a gráficos y rapidez. 

De acuerdo con DFC Intelligence, PlayStation 4 y Xbox One rompieron récord en ventas en sus primeras dos semanas que cualquier otra plataforma, con más de 2 millones de unidades cada empresa

La temática de los videojuegos de Nintendo se ha centrado en clasificaciones para toda la famili, de milenio, dejando a un lado el desarrollo de juegos menos familiares como Grand Theft Auto o Call of Duty, explotados por sus competidores. 

El problema para la compañía japonesa es que su nicho de mercado también es más propenso a mudarse a videojuegos y aplicaciones desde otros dispositivos móviles, esto según reportes de Bloomberg.

Además, no se encuentran aplicaciones de videojuegos como Donkey Kong en aplicaciones para dispositivos móviles diferentes de su propia marca, cuestión que también ha provocado una migración de los gamers a otras plataformas.