El 2020 no da tregua a los micro, pequeños y medianos negocios de la Ciudad de México. La última batalla del año parece librarse en esta época navideña, considerada como la temporada económica más importante, sobre la que ronda la amenaza de cierre debido al repunte de contagios por COVID-19 en el corazón económico del país.

Cerrar significa morir, así que la única opción viable para los empresarios capitalinos es continuar operando con medidas estrictas de sana distancia como lo ha establecido el Gobierno de la Ciudad de México, coinciden líderes de cámaras de comercio y patronales.

Este año, 49 mil 700 unidades económicas cerraron de forma definitiva en la capital del país, de acuerdo con la Encuesta sobre el Impacto Generado por COVID-19 (ECOVID-IE segunda edición 2020), elaborada por el INEGI.

Esta cifra se podría duplicar si se establece Semáforo Rojo en la capital del país, es decir, el nivel de riesgo epidemiológico máximo; y con ello la suspensión de todas las actividades consideradas como no esenciales, advierte Armando Zúñiga, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) de la Ciudad de México.


Si nos fuéramos a Semáforo Rojo se dispara la cifra de pérdida de negocios, entre el 20 y 25 por ciento de las unidades económicas en la Ciudad de México, a su vez esto duplicaría la caída del PIB y entraríamos en una crisis muy severa y muy difícil de salir. Simplemente lo que ya ha ocasionado la crisis y que se hayan cerrado tantos negocios en meses pasados, lo vamos a recuperar hasta dentro de cinco años

Armando Zúñiga

Presidente de Coparmex CDMX

Desde el inicio de la pandemia en marzo de este año, en la Ciudad de México se han acumulado 264 mil 330 casos de contagio confirmados, ha registrado 19 mil 084 muertes y actualmente se cuentan 28 mil 947 casos activos, de acuerdo con el portal de Transparencia COVID-19 del gobierno capitalino. Además 83 por ciento de las camas de hospitalización general están ocupadas, así como 71 por ciento de las camas con ventilador.

Bajo estos estándares el gobierno capitalino encabezado por Claudia Sheinbaum no estableció el Semáforo epidémico en rojo, sino un estado de alerta por COVID-19 en el que solicitó a la población seguir cinco reglas: quedarse en casa y sólo salir si es necesario; usar cubrebocas y sana distancia; que sólo una persona por familia realice las compras; no hacer fiestas o reuniones; y asilarse en caso de ser un caso activo de COVID-19.

Estas medidas han sido aplaudidas por los líderes empresariales capitalinos que señalan que los negocios ya no cuentan con ahorros y operan para sobrevivir, un panorama muy alejado del dinamismo económico al que están acostumbrados los negocios asentados en el centro del país en diciembre.

“Tradicionalmente diciembre significa un repunte de las ventas para el pequeño negocio de hasta 70 por ciento y ahorita el incremento de sus ventas ha sido al mínimo, es como si estuviéramos en un mes normal, además las restricciones de horarios en la operación de ciertos negocios, sobre todo en el Centro Histórico de la Ciudad les ha pegado bastante”, detalla Eduardo Contreras Pérez, presidente de la Cámara de Comercio Servicios y Turismo en Pequeño de la Ciudad de México (Canacope).

El presidente de Canacope además señala que la mayoría de los negocios han acatado los lineamientos de higiene y sana distancia, pese a que eso signifique menos ingresos. Sin embargo, hizo un llamado a las autoridades capitalinas para reforzar sanciones a las personas que se nieguen a seguir estas medidas toda vez que se ha incrementado el número de casos de consumidores que deciden no atenderlas.

Apoyos necesarios a negocios

Las empresas capitalinas han tenido que afrontar este desolador panorama sin un apoyo robusto por parte del gobierno, coinciden los líderes empresariales consultados por Reporte Índigo.


Dos de cada 10 pequeños negocios de la capital del país fueron beneficiados con apoyos del gobierno local, lo que se considera insuficiente

Pese a que la jefatura de gobierno anunció que destinaría 800 millones de pesos para apoyar a las empresas y familias afectadas por la contingencia económica han sido pocas las beneficiadas, considera Contreras Pérez.

“De cada 10 empresarios del pequeño comercio, solamente dos reportan haber recibido apoyo y de esos dos el monto les alcanzó máximo para 20 días de operación. El apoyo es insuficiente, se debe estructurar un plan con miras al siguiente año, por ejemplo, algunos apoyos enfocados en la renta de locales, que es uno de los problemas más severos que enfrentamos”, explica.

También puedes leer: “Tengo otros datos”: desestima AMLO informe de INEGI sobre cierre de negocios