El mercado reaccionó de inmediato al fracaso de las negociaciones de la reunión informal celebrada en Argelia. El precio del barril de referencia internacional Brent cayó 3.5 por ciento a 45 dólares
No es el momento de tomar decisiones. Trataremos de alcanzar un acuerdo en noviembre” 
Bijan ZanganehMinistro de Energía
de Irán

Nuevamente, Irán obstaculizó un acuerdo para recortar la producción petrolera de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). Tras el segundo día de la reunión informal del cártel de precios, que termina hoy, el ministro de Energía iraní, Bijan Zanganeh declaró: “No es el momento de tomar decisiones. Trataremos de alcanzar un acuerdo en noviembre.”

 

El mercado reaccionó de inmediato al fracaso de las negociaciones de la reunión informal celebrada en Argelia. El precio del barril de referencia internacional Brent cayó 3.5 por ciento a 45 dólares.

 

Esto es reminiscente de la reunión de abril, cuando las diferencias entre Arabia Saudita e Irán, los dos mayores productores de la OPEP y rivales geopolíticos, impidieron que el grupo  pactara un recorte conjunto a la producción que pudiera mermar la sobre oferta global de crudo e impulsar los precios del petróleo.

 

Hace dos años, ante la emergencia de Estados Unidos como una potencia energética, la OPEP decidió incrementar su nivel de producción a máximos históricos para defender su participación de mercado. En consecuencia, los precios petroleros han caído en más de 50 por ciento desde junio del 2014.

 

Conforme esta realidad de precios bajos se asienta en el mercado, las presión fiscal crece en países cuyos presupuestos fiscales son altamente dependientes de la industria petrolera. Arabia Saudita, el líder de facto de la OPEP, anunció recientemente un programa de austeridad para paliar un déficit fiscal de alrededor de 100 mil millones de dólares.

 

No obstante, los esfuerzos de Arabia Saudita no pudieron trascender el consenso de Rusia y prácticamente todos los miembros de la OPEP de que el mercado “necesita volver a balancearse.”

 

“La brecha entre las posturas de los miembros de la OPEP se está reduciendo. No espero que un acuerdo resulte de las consultas de mañana”, refirió Kahlid al-Falih, ministro de Energía de Arabia Saudita.

 

Aunque la capacidad de la OPEP para alcanzar un acuerdo se ha puesto en tela de juicio, todavía existe la expectativa de que las negociaciones del grupo encuentren una salida exitosa en la reunión formal de noviembre que se llevará a cabo en Viena, Austria.

 

Yasser Elguindi, analista de Medley Global Advisors, dijo al diario Financial Times: “En el 2014, recortar la producción para apoyar los precios pudo haber resultado en una pérdida de ingresos y de participación de mercado. Hoy, la OPEP está en una posición en la que el incremento de precios derivado del recorte implicará mayores ingresos. Es una gran diferencia.”

 

La negativa de Irán

 

Irán condicionó cualquier acuerdo de recorte a la producción petrolera en la OPEP a que el país alcance al menos el 13 por ciento de la participación de mercado del cártel de precios. Esto implica que la producción petrolera iraní se incremente de 3.6 millones de barriles diarios a 4.2 millones de barriles diarios.

 

Arabia Saudita ofreció reducir su producción petrolera en un millón de barriles diarios a cambio de que Irán mantuviera su producción sin cambio. La oferta fue rechazada.

 

El año pasado, potencias globales le retiraron Irán una serie de sanciones económicas que le impedían participar en el mercado mundial de petróleo. En ese sentido, Teherán proyecta incrementos consistentes en su producción para alcanzar los niveles previos a la imposición de sanciones.

 

Después de que se hizo público que la OPEP no concretaría algún acuerdo de recorte a la producción, Goldman Sachs redujo su pronóstico de los precios del petróleo para final de año de 50 dólares por barril a 43 dólares por barril.