“Quienes generan dinero son quienes inverten para ganar más recursos”

Adrián Fernández de Mendoza

Director general de Creditea

Dicen que los millennials no se preocupan más que por el presente. Los jóvenes de entre 18 a 35 años cada vez se toman más en serio su futuro y sus finanzas personales. Expertos consultados aseguran que los mejores vehículos en que esta generación puede invertir sus ahorros se encuentran en el sector de bienes raíces, en fondos de inversión independientes a sistemas financieros y en Cetes.

Con estas herramientas se puede alcanzar un buen rendimiento de hasta 100 por ciento sobre el monto inicial desembolsado. “Lo único que es fundamental para todos los millennials es entender la importancia del ahorro, y la única recomendación que le podemos dar a todos es que no importa que tengas 18 años y veas un futuro muy lejano, empieza a ahorrar hoy. Es poco responsable unificar a todos los jóvenes como millennials, porque cada uno es diferente y tiene realidades distintas”, dice Adina Chelminsky, experta en finanzas personales.


“Lo único que es fundamental para todos los millennials es que entiendan la importancia y el poder que significa ahorrar a tiempo” Adina Chelminsky,

Adina Chelminsky

experta en finanzas personales

Bienes raíces

Existen diversas formas para invertir en bienes raíces, pero, para hacerlo sin tener que administrar un inmueble o preocuparte por arrendarlo hay diversas opciones en el mercado, como los Fideicomisos de Inversión en Bienes Raíces (Fibras), los certificados de capital de desarrollo (CKDs) y el financiamiento colectivo, también conocido como crowdfunding.

“En el caso de los jóvenes, si se posee un conocimiento más elevado acerca del sector y te has metido en el tema poco a poco, te puede convenir más el método de crowdfunding, ya que tienes que llenar un contrato con diversas especificaciones, además de ser un arreglo uno a uno”, explica Antonio Trueba, vocero de la franquicia inmobiliaria Coldwell Banker.

Briq.mx, Inverspot y Expansive son algunas de las plataformas que funcionan por medio del crowdfunding y te permiten invertir desde 50 mil pesos con un rendimiento de hasta 20 por ciento.

Sin embargo, si quieres tener un rendimiento bueno pero a largo plazo se recomienda depositar tu dinero en Fibras o en CKDs.

“Si tu conocimiento no es muy financiero, una Fibra pueda ser un buen instrumento. Un CKD tal vez, dependiendo del nivel de riesgo que estés dispuesto a adquirir, con un dividendo de hasta el 10 por ciento”, agrega el experto en el sector inmobiliario.

Las Fibras se crearon para ser un instrumento de diversificación desde el punto de vista financiero, para inversionistas externos que pueden fondear en bienes inmuebles, dice el experto.

Por otra parte, los CKDs son instrumentos financieros colocados por la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) que sirven como vehículo para el financiamiento de desarrollos a largo plazo, cuyo rendimiento puede llegar al 12 por ciento una vez que ya esté estabilizado el proyecto, pero, tiene un riesgo mayor de construcción y comercialización que las Fibras.

“Ninguno de estos instrumentos es para entrar hoy y salirte mañana, son de esperar resultados de entre dos o tres años, como cualquier instrumento bursátil”, comenta Trueba.

Cetes

Los Cetes o Certificados de la Tesorería de la Federación, son títulos regulados por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) que tiene la facultad de determinar los rendimientos, plazas y condiciones de colocación.

Actualmente existen Cetes a 28, 91, 182 y 364 días, los cuales tienen un rendimiento entre el 7 y 8 por ciento.

“Los Cetes pueden ser la mejor opción para quien empieza a invertir, ya que son capital de bajo riesgo, además de que se mueven por arriba de la inflación, lo que hace que el dinero no pierda valor con el tiempo como sucede cuando se tienes guardado”, detalla Adrián Fernández de Mendoza, director general de Creditea.

También, agrega que las personas nacieron con la idea de que el dinero es para gastar, pero quienes generan dinero son quienes invierten para ganar más recursos.

Fondos de inversión

En la actualidad hay casas de Bolsas independientes que han encontrado un mercado potencial en los jóvenes y ofrecen un servicio digitalizado y personalizado de las diferentes herramientas que hay.

Tal es el caso de Kuspit, que ofrece inversión en ETS, que son fondos de inversión independiente de las instituciones financieras como bancos, que opera bajo la BMV.

“En los ETS se puede poner el dinero en portafolios específicos ya consolidados en una gran variedad de industrias, e incluso en Bolsas extranjeras.

No necesitas comprar acciones individuales por empresa, sino por sector ya que viene todo en un paquete”, asegura Yael Becerril, director de innovación de la Bolsa digital Kuspit.

Un ejemplo de su uso es, detalla Becerril, si se invierte en ETS del sector de tecnología a nivel mundial lo que podría dar un rendimiento del 100 por ciento en cinco años, lo que significa que en ese periodo de tiempo se estaría duplicando el monto con el que se disponía en un principio.

La cantidad monetaria con la que se puede iniciar en Kuspit es desde 50 pesos, pero, hay que recordar que entre más alta sea la cifra, mayor será lo que se gane cuando se quiera retirar el dinero.

En qué no invertir

Las herramientas actuales no son del todo benéficas para los jóvenes, por lo que en algunas de ellas no se recomienda depositar el dinero por los bajos rendimientos que ofrecen y por la cantidad de cláusulas o letras chiquitas que se estipulan en los contratos.

Estos serían las Afores y las tasas fijas que dan las instituciones financieras tradicionales.

“Te puedo decir que no se recomienda invertir en Afores, ya que tienen un rendimiento anual de cerca del 2.5 por ciento, además de estar invertido en su mayoría en el sector de capital de riesgo (la forma en que se financian empresas nacientes y no cuentan con un historial que permita confiar en sus resultados) por lo que no resulta tan atractivo”, aclara Yael Becerril, director de innovación de la Bolsa digital Kuspit.

Por otro lado, de acuerdo con el directivo, las tasas fijas de bancos y otros no suelen ser tan provechosas para el inversionista, ya que existen muchas cláusulas y normas que no se toman en cuenta.

“Las dos opciones son de la vieja escuela, y muchas veces las instituciones no te aclaran lo que aparece en letras chiquitas en el contrato al momento de utilizar sus servicios.”