Migrantes aprietan remesas ante inflación, pero en México la historia es otra

Una de cada nueve personas en el mundo depende de las remesas que les envían desde el extranjero, pero la inflación provocó reajustes en el reparto de las ganancias de los trabajadores migrantes
María Fernanda Navarro María Fernanda Navarro Publicado el
Comparte esta nota

Los migrantes están esforzándose por continuar con el envío de dólares a las personas que viven en sus países de origen, pero en algunos casos han tenido que ser selectivos con las personas a las que les mandan dinero.

El aumento de los costos de productos y servicios a nivel mundial durante 2022 provocaron que hasta 47 por ciento de los trabajadores en el extranjero se limitaran a envíar dinero únicamente a familiares inmediatos, en lugar de amigos y parientes lejanos, señala el estudio “Costo de la Vida”, elaborado por WorldRemit.

Sin embargo, el complicado panorama económico a nivel mundial no minó la fuerza de los migrantes mexicanos que durante 2022 enviaron 58 mil 497 millones de dólares al país, 13.4 por ciento más que las remesas enviadas durante el 2021, de acuerdo con datos del Banco de México (Banxico).

Se trata de un monto sin precedentes desde que Banxico lleva el registro de la entrada de estas divisas.

El número de remesas que se enviaron ascendió a 149 mil y cada envío era de 390 dólares en promedio, 12 billetes verdes más que el año previo, de acuerdo con la información publicada el miércoles por Banxico.

Este repunte en el envío de remesas se puede atribuir al incrementó de la masa salarial de los migrantes mexicanos que trabajan en Estados Unidos, de acuerdo con un análisis elaborado por el Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos (CEMLA).

Sin embargo, el análisis advierte que durante el cuarto trimestre de 2022 se observó un debilitamiento en el empleo a migrantes mexicanos. En este periodo se contabilizaron siete millones 327 mil 489 mexicanos con trabajo en Estados Unidos, que representó una caída ante los siete millones 429 mil 790 migrantes con empleo durante el tercer trimestre de ese año.

Esta disminución en los empleos derivó en “una clara desaceleración del ingreso de México por remesas” señala el CEMLA. En octubre se enviaron cinco mil 360 millones de dólares, para noviembre el monto total bajó hasta cuatro mil 801 millones y para diciembre se registraron cinco mil 359 millones de dólares. .

Inflación los limita

Aunque en el caso específico de México, el aumento de la inflación a nivel mundial no impactó en el monto de envío de remesas, los trabajadores migrantes de diversas partes del planeta sí presentaron dificultades que los hizo redefinir a quiénes enviaban dinero e incluso reformular sus hábitos de gasto.

Para 82 por ciento de los remitentes de remesas el costo de la vida incrementó durante 2022 y en el caso de 72 por ciento de los encuestados en Estados Unidos por WorldRemit, empresa global de pagos, se “han dedicado a un trabajo secundario”.

La empresa a través de su análisis advierte que una de cada nueve personas en el mundo depende del dinero que envían sus familiares o amigos que han migrado para trabajar en el extranjero.

El incrementó de los costos en productos y servicios durante el año pasado se manifestó a nivel global. En Estados Unidos, por ejemplo, el 2022 cerró en diciembre con una inflación anual de 6.5 por ciento de acuerdo con datos de la Oficina de Estadísticas Laborales.

Síguenos en Google News para estar al día
Salir de la versión móvil