Michele Ferrero, el hombre más rico de Italia y el patriarca del imperio de chocolates Kinder y Nutella, murió el  pasado día de San Valentín.  Nació en Piamonte, Italia en 1925. Sus padres eran dueños de una cafetería que al poco tiempo se convirtió en una fábrica de confitados y que eventualmente se transformó en un imperio global.  La fortuna personal de Ferrero, quién pasó gran parte de su vida en Mónaco, está estimada en 23 mil millones de dólares.

Empresa  familiar

> El Grupo Ferrero siempre se ha mantenido como una empresa completamente familiar. El padre de Michele transformó una pequeña cafetería en una fábrica de confitados. Con la ayuda de su tío Pietro, la firma expandió sus horizontes comerciales. En 1950, Michele entró a la empresa y la dirigió hasta que a finales del siglo XX pasó la estafeta a su hijo Giovanni. 

Experimento prodigioso

> El padre de Michele comenzó a experimentar con una mezcla de avellana, aceite y cacao como alternativa a la escasez de este último ingrediente que se vivió durante la Segunda Guerra Mundial. El resultado fue la creación de uno de los productos más populares a nivel global: la Nutella. Sin embargo, fue Michele quién le dio el toque final: agregar suficiente aceite vegetal para que la crema pueda ser untada.

La dulce vida

> Grupo Ferrero tiene buena fama por su vida laboral. La empresa es citada como uno de los mejores lugares para trabajar. En toda la historia de la compañía, nunca ha estallado alguna huelga. Cuando la fábrica insignia se inundó en 1994, la operación se reanudó sólo días después dado el trabajo voluntario de la mayoría de sus empleados. Además, los miembros del Consejo se “quejan” de que comen todo el día y son conejillos de indias.

Receta secreta, vida discreta

> El activo más importante del Grupo Ferrero es la receta de la crema Nutella. Ferrero solía reírse de la leyenda de que pocas personas conocen la fórmula de Coca-Cola. Decía que son muchas menos personas las que saben qué ingredientes poner en un envase de Nutella, a pesar de que la receta data de tiempos de Napoleón. Debido a que era introvertido, sólo llegó a dar una entrevista en toda su vida.

Católico Devoto

> Michele Ferrero siempre se distinguió por ser un católico ferviente. Cada año, visitaba el Santuario de Lourdes en Francia. La leyenda popular dice que la forma de los chocolates  Ferrero fue inspirada en las grutas del Santuario de Lourdes. Además, se encuentra una estatua de la Virgen María en cada oficina y fábrica de la compañía. Con su muerte en el pasado 14 de febrero, el mundo de los dulces perdió a uno de sus más grandes empresarios.