¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Indigonomics
imagen principal

ECONOMÍA

México se defiende

Nayeli Meza Orozco

La medida que impuso el gobierno mexicano a países que no son socios comerciales podría tener un efecto contraproducente en las mercancías fuera del sector siderúrgico


Feb 27, 2019
Lectura 5 min
portada post

“El proteccionismo nunca ha beneficiado a nadie”

- Victor Valdivia

Presidente de Kratos Consultores

México mandó una señal al mundo. En un intento por blindar industrias claves, el gobierno mexicano reactivó la salvaguarda arancelaria a las importaciones del acero, calzado, vestido y textil provenientes de países con los cuales no se tiene un acuerdo comercial.

La medida, que va desde el 15 al 30 por ciento en gravámenes, se aplicará durante un periodo de seis meses y entrará en vigor una vez que el presidente Andrés Manuel López Obrador firme la orden, un paso que se prevé ocurra esta semana.

José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), asegura que la decisión de renovar el decreto de aranceles temporales permitirá proteger a los industriales del país, así como hacer frente a la crisis mundial generada por la sobreproducción de acero, que se ha agravado a raíz de la imposición de tarifas adicionales por parte de la administración del presidente Donald Trump.

“El anuncio del gobierno mexicano fue correcto porque la salvaguarda está diseñada para evitar el daño por el comercio desleal de países no socios, quienes desde hace años se les había acusado de dumping por ingresar al país productos con precios artificialmente bajos”

- José Luis de la Cruz

Director del IDIC

La noticia dada a conocer por la Secretaría de Economía (SE) esta semana fue bien recibida por los integrantes de la Cámara Nacional de la Industria del Hierro y del Acero (Canacero), al considerar que esta acción contribuye a que México no sea utilizado como una plataforma de triangulación para otros competidores internacionales permitiéndole competir al mismo nivel del resto de los participantes del sector.

En la actualidad, México ocupa el lugar 14 como productor de acero del mundo y la industria aporta aproximadamente 2.0 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) nacional, de acuerdo con datos recabados por Canacero.

20.2 millones de toneladas de acero líquido fue la producción anual de 2018

Otro de los puntos a favor que traerá la medida es que se garantizarán las inversiones en territorio azteca y lo más importante: se protegerán los más de 672 mil puestos de trabajo que genera la rama económica de forma directa e indirecta.

Desde que Ernesto Acevedo, subsecretario de Industria y Comercio de la SE, informó de la medida la moneda mexicana experimentó un desempeño por debajo del resto de las otras divisas, con un retroceso del 0.06 por ciento al cierre de la jornada del martes.

El proteccionismo no es la solución

Victor Valdivia, presidente de Kratos Consultores, opina que la reactivación de los aranceles tiene un mensaje contundente para China, pero a la larga existe el riesgo de que los productos asiáticos se encarezcan.

Si bien la industria siderúrgica nacional se beneficiará con la salvaguarda dado que se establecerá un piso parejo, el economista asegura que esto no sucederá en la industria del calzado, vestido y textil.

El especialista asegura que los principales afectados serán los consumidores, ya que la mayoría de las mercancías “Made in China” que se adquieren en territorio nacional terminan principalmente en hogares de la población de escasos recursos.

672 mil personas empleadas en forma directa e indirecta

“A la base de la pirámide les afectará porque el precio de la ropa y zapatos será diferente. La Secretaría de Economía debe entender que el proteccionismo nunca ha beneficiado a nadie y en un contexto donde la economía global se acerca a una recesión es malo cerrar la puerta al mundo”, explica Valdivia.

¿Y Estados Unidos?

La reactivación del gobierno mexicano es independiente de las negociaciones para aumentar los aranceles aplicados por Estados Unidos sobre el acero y el aluminio provenientes de México, con base en la Sección 232 de la Ley de Expansión Comercial estadounidense que el presidente Trump justifica con el argumento de que estas importaciones suponen una amenaza para la seguridad nacional.

La aplicación se da luego de que que a inicios de junio del año pasado se suspendió el tratamiento preferencial a una gran variedad de mercancías provenientes del mercado estadounidense, como respuesta a los aranceles impuestos contra el acero y aluminio mexicanos por parte de la administración del mandatario republicano.

En 2017, los industriales mexicanos exportaron al mercado estadounidense mil 972 millones de dólares de hierro y acero, es decir 6.2 por ciento del total. Esto representó un saldo a favor de dos mil 766 millones de dólares, muestran cifras de Census Bureau de Estados Unidos

José Luis de la Cruz explica que en la parte económica no hay una justificación para imponer aranceles, debido a que Estados Unidos tiene un superávit estructural con México en fundición de acero, productos manufacturados de hierro y acero.

Por lo tanto sugiere que es importante que el tema sea tratado entre ambos socios comerciales para evitar que más adelante esto pueda prolongar aún más la aprobación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

“El gobierno mexicano tiene que presionar más para llegar a un acuerdo y que la Sección 232 sea levantada en el corto plazo”.


Notas relacionadas

Nov 12, 2019
Lectura 2 min

Nov 12, 2019
Lectura 5 min

ECONOMÍA

Brasil, el gigante económico que sigue dormido

Nayeli Meza Orozco


Nov 12, 2019 Lectura 5 min

Nov 11, 2019
Lectura 2 min

Nov 11, 2019
Lectura 2 min

Comentarios