Shinzo Abe se convirtió en primer ministro de Japón bajo la promesa de reactivar el crecimiento económico estancado por 20 años de deflación.

La solución propuesta se basó en un nuevo enfoque de política económica bautizado como Abenomics.

La estrategia consta de tres pilares fundamentales o “flechas”: relajación monetaria masiva, política fiscal expansiva y un conjunto de reformas que den forma a un plan de crecimiento de largo plazo.

Koichi Hamada, asesor económico de Shinzo Abe, considera que las dos primeras flechas contribuyen al crecimiento actual de la economía, mientras que la tercera pretende aumentar el potencial de crecimiento económico.

Argumenta que, a diferencia de la tercera flecha, las primeras dos contribuyeron de manera excelsa al primer año económico del primer ministro. El mercado de valores japonés creció más de 40 por ciento en el 2013.

Abe comenzó su administración emprendiendo acción solo en las dos primeras flechas, dejando las reformas al final. 

En México, por el contrario, el equipo económico del presidente Enrique Peña Nieto hizo de la agenda reformatoria la prioridad política. 

Cuando los pronósticos de crecimiento oficial fueron recortados al no cumplirse las expectativas económicas, el gobierno mexicano emprendió una reacción tardía de coyuntura que incluyó una expansión del gasto público y el recorte de la tasa de interés de referencia por parte del Banco de México.

Recortes a impuestos

El lunes, tras un año de espera, Shinzo Abe anunció su plan de crecimiento correspondiente a la tercera flecha de Abenomics. 

El objetivo es alcanzar crecimientos anuales de al menos 2 por ciento. 

La estrategia incluye una  reforma fiscal con importantes recortes a los altos impuestos corporativos a un nivel inferior al 30 por ciento. 

Esta medida contrasta con la reforma fiscal mexicana, cuya cualidad impositiva aún es puesta en duda por la Iniciativa Privada. 

El plan japonés contiene una reforma del que es el fondo de pensión gubernamental más grande del mundo (1.26 billones de dólares). 

Además, se han propuesto un conjunto de cambios que pretenden la integración de las mujeres a la economía y un plan de desregulación en diferentes sectores.

Espíritu reformador

Áreas de acción del Abenomics:

> Fiscal: Incluye el recorte de uno de los impuestos corporativos más altos del mundo, a una tasa inferior al 30 por ciento

> Fondo de Pensión Gubernamental: Realizar ajustes al fondo de 1.26  billones de dólares encargado de administrar los recursos de una población envejecida y con una tasa de natalidad a la baja

> Lugar de trabajo: Integración de las mujeres a la economía del país, que es considerado “altamente machista”, de acuerdo al estudio de las dimensiones culturales del holandés Geert Hofstede 

> Iniciativas de Turismo y Energía: Proyectos energéticos y una nueva ley de casinos que busca fomentar el turismo nacional

> Desregulación: Se aplicaría desde los mecanismos de contratación y despido hasta disposiciones de propiedad agropecuaria.