“Reina del mal”

Los apodos difícilmente duran una vida entera. En el caso de Helmsley, éste le ha sobrevivido incluso después de muerta. Abundantes anécdotas justifican este sobrenombre, como la ocasión donde rompió una taza de café porque al mesero se le derramó una gota de agua en el plato de la salsa.

Herencia canina

En su testamento, dejó casi toda su fortuna a su fundación con propósitos destinados al cuidado de los perros, y cerca de 12 millones de dólares para su perra maltés Trouble (Problema).En el 2008, tras un juicio promovido por los parientes de Leona, un juez recortó la herencia de Trouble a 2 millones y concedió parte a dos nietos que no habían recibido nada de su abuela.

Lado humano

En 1997 su esposo falleció y ella recibió la fortuna entera de cerca de 5 mil millones de dólares. Aunque vivía aislada en su lujoso departamento en Nueva York y paseaba en su avión de 100 asientos, que incluía una suite tipo hotel, algo en su sangre latía humanamente.

Donó 5 millones de dólares a un fondo de bomberos y 25 millones para investigación de medicina.

Su fortuna

Lena Mindy Rosenthal, su nombre de soltera, empezó su carrera como agente de bienes raíces. Fue nombrada vicepresidente en una empresa que le pertenecía a Harry Helmsley. Después de que este hombre se divorció de su matrimonio de 33 años, Leona se casó con él  y aseguró su futuro económico.

Encarcelada

En 1989 fue condenada por evasión fiscal, conspiración y defraudación a los Estados Unidos. Una de sus empleadas domésticas declaró que en cierta ocasión le dijo “los ricos y poderosos no pagamos impuestos, ése es un ‘privilegio’ reservado para personas corrientes como tú”. Recibió sentencia de 16 años, de los cuales solo estuvo 21 meses en prisión.