Su propia obra

Después de que su padre murió, su familia tuvo problemas económicos y Leon se vio obligado a dejar a un lado su sueño de ser profesor de Oxford para empezar una carrera en el mundo financiero estudiando un MBA en Harvard. En 1990 inició Apollo, una corporación que principalmente se dedica a comprar la deuda de empresas en bancarrota, reestructurarlas y obtener ganancias de ello.

Legado doloroso

Leon es hijo del inmigrante polaco Eli M. Black, quien dirigió la famosa empresa United Brand Company, importadora de un tercio de todos los plátanos vendidos en Estados Unidos. La agencia federal encargada de la supervisión de los mercados, la SEC, descubrió un soborno que Eli otorgó al gobierno de Honduras para que redujera los impuestos a los plátanos. Tras esto, Eli se tiró del piso 44 del edificio donde se ubicaba su oficina. 

Arte en la sangre

La apreciación del arte le viene de familia. Su madre era pintora y su tía, propietaria de una galería de arte en Nueva York. En una declaración dijo que: “El arte y la literatura es lo que nos distingue de los bárbaros”. Es uno de los coleccionistas de arte más importantes del mundo y ha prometido que eventualmente donará su colección. Es miembro del consejo directivo del Metropolitan Museum y del MoMA.

Récord en subasta

El aclamado pintor Edvard Munch pintó cuatro versiones del famoso cuadro “El Grito”, una de las versiones de este ícono del expresionismo alemán rompió el récord del valor nominal de la venta en una subasta. A principios de mayo, Leon Black ganó la subasta en Sotheby’s con la modesta cantidad de 119.9 millones de dólares, manteniéndolo en secreto hasta hace algunos días.

Viviendo el sueño

A sus 61 años, figura como el empresario número 106 más rico de Estados Unidos en la lista de Forbes, y como el número 330 de todo el mundo. Su fortuna suma la cantidad de 3.4 mil millones de dólares calculada para el mes de marzo de 2012. Vive en Nueva York, casado con una productora de Broadway con quien tiene cuatro hijos.