¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Indigonomics
imagen principal

ReformaTributaria

La verdadera cara de Trump

Lourdes González

El contenido de la reforma tributaria del presidente estadounidense revelará la naturaleza de su administración. ¿Realmente es una fuerza política contraria al establishment y al uno por ciento más rico de la población o seguirá la tradición republicana de recortes de impuestos para la plutocracia?


Sep 28, 2017
Lectura 6 min
portada post

“Prefiero los sueños del porvenir a la historia”

- Thomas Jefferson

Tercer presidente de EU

El gobierno de Donald Trump anunció de manera oficial una reforma tributaria, que como lo prometió el presidente estadounidense contiene “tremendos recortes de impuestos”, y que cuenta con el respaldo de los legisladores del Partido Republicano, lo que le da altas probabilidades de convertirse en ley y por tanto, en su primera victoria política significativa. 

El proyecto consiste en reducir la tasa de impuestos corporativos de 35 por ciento a 20 por ciento, bajar la tasa de impuestos personales de  39.6 por ciento a un nivel de 35 por ciento y simplifica el código fiscal, además de otros puntos como incentivos fiscales.

En esta ocasión, el plan fiscal de Trump cuenta con apoyo legislativo y se espera que sea aprobado este año, porque sólo se necesitan 51 votos en el Senado estadounidense, en donde los republicanos cuentan con 54 votos.

Gabriela Siller, directora de Análisis de Banco Base explicó que la reforma tributaria puede ser votada por el Senado de Estados Unidos en conjunto con la aprobación del presupuesto fiscal de 2018, lo cual se espera que ocurra el 8 de diciembre.

A principios del septiembre, Donald Trump acordó con líderes del Partido Demócrata retrasar la aprobación del presupuesto del próximo año, que originalmente estaba programado para el día 30 del presente mes.

 La alta probabilidad de que la presidencia de Trump finalmente obtenga un logro en su agenda se convirtió en el principal determinante para la apreciación del dólar, en la jornada de ayer, ya que la reducción de impuestos en Estados Unidos tiene como objetivo acelerar el crecimiento económico.

“Mi proyecto se centra en los trabajadores, en los empleados”, declaró Trump a reporteros de camino a Indiana donde abordó el tema que fue una de sus principales promesas de campaña.

Los legisladores han evitado una amplia reforma tributaria durante décadas, por lo que la iniciativa de Trump ha generado grandes expectativas.

“Esto no es una reforma fiscal. Es un regalo a los más ricos pagado por la clase media”

- Nancy Pelosi

Jefa de los demócratas en la Cámara de Representantes

La alta probabilidad de que la presidencia de Trump finalmente obtenga un logro en su agenda se convirtió en el principal determinante para la apreciación del dólar

Llueven críticas

Los demócratas colocaron un obstáculo: no admitirán ni un centavo de rebaja para los impuestos que paga el uno por ciento de los hogares más ricos del país

El enfoque del proyecto fiscal de beneficiar a las grandes fortunas  y de ampliar en miles de millones de dólares el déficit fiscal serán las principales acusaciones que tendrá que refutar el plan.

Los líderes demócratas del Congreso estadounidense rechazaron  la iniciativa fiscal al considerar que en vez de suponer un alivio para la clase media, beneficia con recortes a las grandes fortunas.

“Esto no es una reforma fiscal. Es un regalo a los más ricos pagado por la clase media”, afirmó Nancy Pelosi, jefa de los demócratas en la Cámara de Representantes.

Por su parte, el senador Bernie Sanders calificó “normalmente repugnantes”, las propuestas.

En ese sentido, los demócratas colocaron un obstáculo: no admitirán ni un centavo de rebaja para los impuestos que pagan los hogares más ricos y que representan el 1 por ciento de la población de mayores ingresos y riqueza del país. 

En medio de esas acusaciones, el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, acompañado de otros legisladores republicanos apuntó que la meta de la iniciativa es que “los estadounidenses reciban el nuevo año con un nuevo sistema (fiscal)”.

“Es ahora o nunca”, agregó al hacer referencia a la última reforma al sistema tributario de importancia de 1986, durante la presidencia del republicano Ronald Reagan, según medios internacionales. 

“Una cosa es presentar el plan y otra es lograr que lo aprueben”, destacó Victor Jones, directivo de TD Ameritrade, en un reporte de Reuters.

“Aunque creo que hay optimismo, el tiempo dirá qué impacto tendrá en el mercado (…) los inversionistas van a ver ahora si el plan tiene apoyo bipartidasta o, al menos, el respaldo del Partido Republicano”, agregó.

“Mi proyecto se centra en los trabajadores, en los empleados”

- Donald Trump

Presidente de EU, en una declaración a reporteros de camino a Indiana

Alto costo

El documento que contiene el plan fue titulado “Marco unificado para arreglar nuestro fallido código fiscal”, que fue presentado en conjunto por la Casa Blanca y los republicanos al frente de los comités de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes y el Senado.

Diversas estimaciones arrojan que el recorte de impuestos alcanzarían los 5 billones de dólares en los próximos 10 años.

Un asunto pendiente es la fuente de  los recursos para compensar la baja de ingresos fiscales y equilibrar las cuentas públicas para evitar un alza del déficit presupuestario.

“Se eliminarán numerosas exenciones, que equilibrarán en parte estas reducciones”, declaró un funcionario del gobierno estadounidense a la agencia AP, pero sin dar detalles.

El argumento es que el proyecto ha dado espacio para que se concreten los detalles dentro del debate al interior del Congreso.

“Con una reforma fiscal amplia y significativa, crearemos un sistema más justo que nivela el terreno y extiende las oportunidades económicas a los trabajadores, pequeñas empresas y familias de ingresos medios”, según el documento.

El escrito reveló algunas medidas que discutirán en el Congreso.

 Por ejemplo, en materia de impuesto sobre la renta se redujo a tres categorías de las siete que existen de este gravamen y quedarían en una tasa de 12, 25 y 35 por ciento.

Además se introdujo un nuevo impuesto de 25 por ciento para negocios vinculados a sociedades.

En materia de deducciones fiscales, la propuesta incluye elevar las deducciones para familias con hijos y se crea una nueva para adultos dependientes, como personas mayores o enfermos. La deducción básica para personas llegaría a 12 mil dólares y 24 mil dólares para parejas.

Otra medida consiste en eliminar el impuesto de sucesiones sobre una tasa aplicada a las grandes fortunas, lo cual ya había sido adelantado por la Casa Blanca.

Con estos elementos, el plan luce ambicioso, pero omite detalles importantes y polémicos, que implicará un trabajo de definición de meses para el Congreso estadounidense.

Los deseos de Trump

20% Es la tasa de impuestos para corporativos, que contiene el plan fiscal republicano 25% Es el nuevo impuesto para negocios vinculados a sociedades 51 Votos se requieren en el Senado estadounidense para aprobar el plan fiscal
Comentarios