La Fed congeló su voto. De manera unánime, la Junta de Gobernadores del Sistema de la Reserva Federal mantuvo sin cambios la tasa de referencia hasta que la economía estadounidense muestre síntomas de recuperación.

Sin embargo, los banqueros centrales advirtieron que la crisis del coronavirus “pesará mucho” sobre la actividad económica de la mayor economía del mundo.

Tras dos días de reuniones del Comité Federal de Mercado Abierto, que se realizaron esta semana, la Fed anunció que mantendría su objetivo actual de tasa de interés entre 0 y 0.25 por ciento.

En su declaración posterior a la reunión, el comité informó que la actual crisis de salud tendrá efectos negativos en el empleo y la inflación en el corto plazo, y plantea riesgos considerables para las perspectivas económicas en el mediano plazo.

Por tal motivo, el objetivo se quedará congelado en el actual nivel con la idea de que Estados Unidos pueda resistir los embates del Covid-19 y regrese al camino de alcanzar sus objetivos máximos de empleo, así como la estabilidad de precios.

En este momento, la tasa de desocupación se encuentra en 16 por ciento y la institución prometió que las tasas se quedarán cerca de cero hasta que el empleo masivo regrese y la inflación se ubique en 2 por ciento, en la meta establecida por el banco central.


No vamos a tener ninguna prisa por retirar estas medidas o despegar. Esperaremos hasta que estemos bastante seguros de que la economía está bien encaminada hacia la recuperación

Jerome Powell

Presidente de la Fed

Dentro de los compromisos que también se establecieron fue el aumento de las tenencias de cuentas de mercado abierto del sistema de valores del Tesoro, valores respaldados por hipotecas de agencias y valores respaldados por hipotecas comerciales de agencias en las cantidades necesarias para respaldar el buen funcionamiento de los mercados de estos valores.

Además de realizar operaciones de acuerdos de recompra a plazo para apoyar la implementación efectiva de políticas y el buen funcionamiento de los mercados de financiamiento a corto plazo en dólares.

De igual forma la Fed llevará a cabo operaciones de acuerdos de recompra inversa a una tasa de oferta del 0.00 por ciento y con un límite por contraparte de 30 mil millones de dólares por día; el límite por contraparte se puede aumentar temporalmente a discreción del presidente Powell.

Respecto al pase a la subasta, todos los pagos de las tenencias de valores del Tesoro de la Reserva Federal se reinvertirán, en tanto que se participará en las transacciones de cambio de dólares y cupones según sea necesario.

Sacar toda la artillería de la Fed

Previo a la decisión de política monetaria de ayer, las opiniones estaban divididas ya que algunos especialistas aseguran que la Fed no movería la tasa de interés y otros adelantaban que podría proporcionar más detalles sobre los movimientos sin precedentes que hizo para ayudar a la economía y los mercados financieros en las últimas seis semanas.

Para combatir el impacto del virus, el banco central redujo su tasa de interés de referencia a casi cero el 15 de marzo y compró alrededor de 2 billones de dólares en bonos del Tesoro y valores hipotecarios.

También anunció numerosas facilidades destinadas a aliviar las condiciones en múltiples partes del mercado crediticio, incluyendo deuda corporativa, hipotecas, bonos municipales y papel comercial.

Después del anuncio, Wall Street borró las pérdidas con las que inició la sesión de ayer. El índice Nasdaq, que concentra a las empresas tecnológicas más importantes, avanzó 3.57 por ciento al cierre de la jornada, mientras que el S&P 500, un 2.66 por ciento, y el Dow Jones, un 2.21 por ciento.

El mercado de valores estadounidense cubre alrededor del 75 por ciento de la capitalización de mercado bursátil internacional, lo que lo convierte en el mayor en todo el mundo.


La Fed se comprometió a mantener la tasa de interés en el rango actual hasta que la actividad económica en el país se recupere

Por ahora, la decisión de la Fed está puesta sobre la mesa y no dará marcha atrás con sus cañonazos para salvar a la economía estadounidense del impacto negativo del Covid-19.

Una de las cartas fuertes del presidente del banco central, Jerome Powell, son las facilidades de los préstamos que la Fed ha implementado y que se han extendido hacia las pequeñas y medianas empresas y dejó entrever que sabrá cómo usar esta maniobra.

“El brote de coronavirus está causando enormes dificultades humanas y económicas en los Estados Unidos y en todo el mundo, pero estamos desplegando estos poderes de préstamo en una medida sin precedentes”.

También puedes leer: Desempleo americano podría golpear reelección