El Registro Federal de Contribuyentes (RFC) para las nuevas generaciones podría apoyar el combate a la evasión fiscal, evitar la suplantación de identidad, habría mayor acceso a productos financieros, mejoraría el control de efectivo y de programas sociales. Sin embargo, para que se manifiesten los efectos positivos de los recientes cambios será necesario impartir educación financiera a los más jóvenes.

La recién aprobada reforma al artículo 27 del Código Fiscal de la Federación (CFF) en la Cámara de Diputados, que obliga a las personas mayores se inscriban al RFC, incluso podría ser una oportunidad para que se fortalezca la cultura fiscal con los ciudadanos mexicanos, explican expertos consultados por Reporte Índigo.

“No lo vería como ‘terrorismo fiscal’, son acciones de control gubernamental que promueven la modernización del padrón de causantes en México, va a coadyuvar al fortalecimiento de los cambios que se llevan con la reforma laboral. Recordemos que México cumple con compromisos internacionales de modernizar las instancias gubernamentales, entonces el país ha marcado pauta para que sus ciudadanos adopten estas disposiciones que se viven en todo el mundo”, apunta Olivia Blas, vocera del Colegio de Contadores Públicos de México en entrevista.

15.8

millones de personas trabajaban en el sector informal hasta el segundo trimestre de 2021, de acuerdo con la ENOE

La especialista también afirma que no se trata de una situación desfavorable toda vez que brinda a los jóvenes la oportunidad de iniciar propiamente una actividad económica y que conozcan sus derechos laborales.

Esta propuesta de la Miscelánea Fiscal 2022, que forma parte del Paquete Económico del próximo año y fue aprobada el jueves pasado por el pleno de la Cámara de Diputados, busca incrementar la base de contribuyentes, además que los ciudadanos registrados ante el RFC tengan las facilidades de cumplimiento idóneas como se realizan en otras partes del mundo.

La medida permite que los jóvenes, al convertirse en ciudadanos, también inicien en actividades económicas, es decir, el registro ayudará a tener un panorama sobre el tamaño de la población económicamente activa del país, señala Héctor Villarreal, director ejecutivo del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

Incluso, el contar con este padrón no significa que se van a pagar impuestos mientras no se tenga empleo, solamente quedarán registrados, específica Villarreal.

Así mismo, la promoción de la economía formal será una pieza clave en la sociedad al tratar de incorporar a más personas de manera oficial al padrón de trabajadores, puesto que en México durante el segundo trimestre de 2021 arrojó cerca de 15.8 millones de personas que, de forma específica, se encuentran ocupadas en el sector informal, según datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, Nueva Edición (ENOE) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Durante la discusión de esta reforma, una de las mayores inquietudes que se originó fue las sanciones que incluía en caso de que los mayores de 18 años no se dieran de alta ante el SAT, sin embargo estas disposiciones fueron modificadas para eliminar las multas.

Poca educación financiera y fiscal

Pese a las ventajas que enlistan los especialistas fiscales, esta disposición en la Miscelánea Fiscal del próximo año aún no resulta ser tan clara para quienes formarán parte del registro, sin contar el alto índice de falta de educación financiera entre los jóvenes del país y una muy baja inclusión financiera.

“Es una vergüenza que en un país como México de ingreso medio, cerca del 30 por ciento de los adultos no estén bancarizados, no participen en el sistema financiero, entonces con esto se podría lograr una política pública muy interesante y, por qué no, te den una tarjeta de débito o un wallet electrónico o algún instrumento de ese tipo cuando te registres”, declaró Villarreal de CIEP.

Durante 2018, en los resultados del Índice de Alfabetización Financiera, México obtuvo 58.2 puntos de calificación. A nivel internacional supera a Rusia, Brasil, Argentina e Italia, pero es menor a Francia, Canadá o Corea, conforme a datos obtenidos en la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF).


“Los ciudadanos mexicanos necesitamos mejorar nuestra cultura fiscal, hoy en día me ha tocado ver algunos casos, donde incluso personas con maestría, doctorado, que no pertenecen a una rama financiera, administrativa o que no tienen formación en derecho, no logran entender cuáles son sus obligaciones en materia fiscal y para ello siempre necesitan de un asesor”

Olivia Blas

Vocera del Colegio de Contadores Públicos de México

La comunicación clara, sencilla y asequible por parte de las autoridades de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y el SAT puede marcar la diferencia en la sociedad para comprender cuáles son los derechos y obligaciones sin temer a las reformas y disposiciones fiscales por el desconocimiento.

También puedes leer: Aprueban Miscelánea Fiscal 2022 en el Congreso