Este excéntrico es un conde francés cuyo título nobiliario data del siglo XVI.  Se mudó a Rusia en 1996, donde su desarrollo empresarial lo ha llevado a convertirse en uno de los más ávidos rusófilos que siguen a Vladimir Putin. Sin embargo, saltó a la fama por su vida nocturna y por las legendarias fiestas que se desarrollan en su departamento decimonónico. Coleccionista de objetos de Lenin y dueño de una firma de relojes mecánicos, entre otras muchas cosas. 

Departamento de lujo

Von Polier vive en un edificio que data de 1805, uno de los pocos lugares que sobrevivieron a las guerras napoleónicas. Durante la administración soviética, el lugar fue utilizado para adoctrinar a los burgueses en la teoría marxista leninista.  El departamento cuenta con un gran número de pinturas excéntricas. Una de estás piezas invaluables fue llevada a su casa tras hayarla afuera de un club nocturno.

Celebraciones salvajes

Las fiestas de Jaques Von Polier son un evento al que tienes que asistir si quieres formar parte del jet set de la oligarquía rusa.  El clima de las fiestas es descrito como una mezcla de ambiente parisino del siglo XIX con algún tipo de festejo de la fraternidad universitaria más salvaje de Estados Unidos. Sobra decir que las modelos y el alcohol nunca faltan en los eventos de Von Polier. Su última invitada fue la modelo rusa Natalia Vodianova.

Desde Rusia con amor

El conde francés ha demostrado su apoyo a Rusia y al régimen de Putin en reiteradas ocasiones. Después de los ataques a la revista Charlie Hebdo, lanzó una línea de playeras con la inscripción “Je Suis Rossiya” (Yo soy Rusia). Como si fuera poco, a pesar de no tener relación con el gobierno, suele actuar como vocero de Rusia frente a occidente. No reparó en defender la anexión rusa de Crimea y en criticar a la OTAN.

Empresario versátil

Jaques Von Polier ha sido de todo: propietario de una firma de bienes raíces, director de una empresa de recursos humanos, corredor de bolsa pionero en Rusia,  actor de televisión en Ucrania,  entre otros. Sin embargo, su consolidación empresarial se concretó cuando compró Raketa, una ex firma soviética que fabrica relojes. Von Polier dijo que busca que Raketa represente para Rusia lo que Louis Vuitton representa para Francia.  La firma destaca por sus relojes de edición especial.

Cosa favorita

Cuando le preguntaron a Jaques Von Polier cuál era su objeto favorito, señaló dos cosas sin pensarlo: El libro “El príncipe” de Nicolás Maquiavelo y una pintura de sí mismo. La pintura muestra a Von Polier en su cama en una bata de seda rodeado de platos de langostas, botellas de champagne y mujeres en lencería.  El conde asegura que el cuadro es una interpretación que busca expresar el modo de vida de un aristócrata.