Durante marzo, la inflación presentó su mayor nivel desde diciembre de 2018, al ubicarse en 4.67 por ciento a tasa anual.

Así, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) superó el rango establecido por el Banco de México (Banxico).

El rango objetivo fijado por el banco central es de 3 por ciento +/- punto porcentual.

La aceleración del nivel de la inflación se debe, en mayor medida, al incremento en precios de energéticos, alimentos, bebidas y tabacos.

Algunos de los productos que aumentaron de precio y tuvieron una mayor incidencia en la inflación durante marzo fueron: limón, 25.41 por ciento; transporte aéreo, 22.12 por ciento; servicios turísticos en paquete, 9.41 por ciento; huevo, 8.05 por ciento y gas doméstico LP, 5.21 por ciento.

TE SUGERIMOS: Alerta amarilla de la recuperación ante inflación

Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), este es el mayor nivel presentado en la inflación desde diciembre de 2018, cuando dicho valor se colocó en 4.38 por ciento.

También se presentaron otra variaciones, como en el índice de precios subyacente, que es aquel que excluye de su contabilidad los productos de alta volatilidad de precios, el cual tuvo una variación de 4.12 por ciento anual

Este valor es el más alto registrado desde febrero de 2018, cuando se colocó en 4.27 por ciento.

Los precios de servicios, en su interior,  se ubicaron en 2.30 por ciento a tasa anual, su nivel más alto desde octubre del año pasado, cuando fue de 2.40 por ciento.

Por otra parte, el alza en los precios de las mercancías fue de 5.79 por ciento a tasa anual, mientras que la balanza no subyacente, que contabiliza los productos que presentan una alta volatilidad en sus precios, como productos agrícolas o combustibles, se elevó 6.31 por ciento.

Los precios de productos agropecuarios se ubicaron en 0.64 por ciento, de manera desagregada, en tanto los energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno presentaron una alza de 10.73 por ciento.