La inflación no para y continua con su nivel ascendente que durante la primera quincena de junio alcanzó su mayor nivel en más de 21 años, de acuerdo con los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En ese sentido, la inflación estuvo impulsada por los aumentos en los precios de bienes agropecuarios, pan, tortilla, electricidad y gas natural, entre otros, por lo que en su margen general anual se ubicó en 7.88 por ciento, es decir, la tasa más elevada desde la primera quincena de enero de 2001.

Precisamente, fue en la primera quincena de junio de 2022 que el Índice Nacional de Precios al Consumidor creció 0.49 por ciento respecto a la quincena anterior y entre los bienes y servicios que reportaron las mayores alzas vuelve a destacar el grupo de alimentos.

Dicho sector reportó un aumento anual de 13.08 por ciento en la primera mitad de junio, lo que se traduce también en su mayor incremento desde la primera quincena de septiembre de 1999, cuando reportó un alza de 13.68 por ciento.

Entre los productos que destacan por su aumento en los precios están la harina de trigo con un alza anual de 27.65 por ciento; pan blanco, 24.19 por ciento y la tortilla de maíz, 14.57 por ciento, en el periodo de referencia.

En tanto, la balanza no subyacente, que contabiliza los productos que presentan una alta volatilidad en sus precios, como los productos agrícolas o los combustibles, se ubicó en 9.13 por ciento a tasa anual, su nivel más alto desde la primera quincena de abril.

De manera desagregada, los precios de los productos agropecuarios presentaron una variación de 14.31 por ciento, mientras que la de los de los energéticos y tarifas autorizadas por el Gobierno se ubicó en 5.15 por ciento, esto respecto al mismo periodo del año pasado.

Por otra parte, el Índice de Precios de la Canasta de Consumo Mínimo aumentó 0.56 por ciento quincenal y 8.44 por ciento a tasa anual.

En su comparación respecto a la quincena inmediata anterior, el INPC presentó una deflación de 0.49 por ciento, su variación más alta desde la segunda quincena de marzo de este año.

Puedes leer: FED pone mano dura para contener inflación en Estados Unidos

Por otro lado, entre los productos genéricos cuyas variaciones de precios destacaron por su incidencia sobre la inflación general fueron la papa y otros tubérculos (16.79 por ciento); pollo (2.28 por ciento); electricidad (2.59 por ciento); refrescos envasados (1.13 por ciento) y naranja (13.13 por ciento).

Por el contrario, los productos que presentaron disminución en sus precios fueron el gas doméstico LP (1.52 por ciento); limón (9.53 por ciento); chile serrano (10.36 por ciento); cebolla (4.71 por ciento) y uva (12.66 por ciento).