Hay nuevos ricos y (muchos) nuevos pobres desde la pandemia por COVID-19

La pandemia por COVID-19 benefició a multimillonarios y corporaciones con el incremento de sus ganancias. De hecho, durante este periodo nacieron 573 nuevos ricos

Durante los meses en que la mayoría de los habitantes del mundo permanecieron bajo confinamiento también nacieron nuevos ricos

Durante los meses en que la mayoría de los habitantes del mundo permanecieron bajo confinamiento también nacieron nuevos ricos

Comparte esta nota

Durante los meses en que la mayoría de los habitantes del mundo permanecieron bajo confinamiento, perdieron empleos, enfermaron y una cantidad considerable murió, también nació uno de los nuevos ricos cada 30 horas.

Aunque la crisis derivó también en que se sumaron cada 33 horas un millón de personas a la pobreza extrema.

En el contexto de la cumbre anual del Fondo Monetario Internacional (FMI), en donde se advierte que 2022 será un año difícil para la economía mundial, el organismo internacional Oxfam publicó un reporte titulado “Profiting from Pain” en el que señala que millones de personas están enfrentando “los aumentos en los costos de simplemente permanecer vivos”, mientras el sistema económico favorece a los súper ricos.

El reporte muestra que desde el año de “El Gran Confinamiento” se sumaron a las filas de los nuevos multimillonarios 573 personas, además, la fortuna de los más acaudalados del mundo aumentó de forma considerable durante los 24 meses en los que la crisis sanitaria fue más aguda, en comparación con los últimos 23 años.

En tanto que para 2022 se calcula que habrá 263 millones de personas que caerán en extrema pobreza.

El incremento de las multimillonarias fortunas de los nuevos ricos no se debe a su ingenio o el hecho de que estén trabajando de forma más productiva, de acuerdo con Gabriela Bucher, directora general de Oxfam Internacional, esto es resultado de un largo proceso de apoderamiento de la riqueza mundial a través de la privatización y los monopolios, así como la destrucción de la regulación y los derechos de los trabajadores mientras esconden su dinero en paraísos fiscales.

Efecto pandemia

De acuerdo con Oxfam, la inyección de dinero por parte de los bancos centrales a las economías de todo el mundo con el objetivo de evitar que colapsara la salud financiera de los países también derivó en el incremento drástico de los activos y, con ello, el patrimonio neto de 23 multimillonarios y las clases propietarias de activos.

Este organismo ha señalado que, si se reúnen las fortunas de las 10 mil personas más acaudaladas, se amasaría una cantidad suficiente para financiar la vacunación contra el COVID-19 de toda la población mundial.

Otro cálculo elaborado señala que Jeff Bezos, fundador del gigante del comercio electrónico Amazon, pudo haber entregado en 2020 una bonificación de 105 mil dólares a cada uno de los 876 mil empleados que trabajan para su empresa y seguir siendo tan rico como antes de la pandemia.

Las riquezas personales no han sido las únicas en reportar grandes beneficios de la crisis sanitaria que comenzó su impacto en 2020,  corporaciones en los sectores de energía, alimentos y productos farmacéuticos, en donde los monopolios son especialmente comunes, están registrando ganancias récord pese a que los salarios de los trabajadores permanecen casi en los mismos niveles que hace años. 

También puedes leer: La desigualdad para las mujeres tras la pandemia

Salir de la versión móvil