13

Las emisoras de la Bolsa sobre las que Bulltick generó operaciones en los últimos 15 minutos del remate del viernes 13 de abril


Para cubrir la pérdida generada por Bulltick se tendría que haber recurrido al fondo de contingencia, el cual forma parte del patrimonio de las casas de bolsa, principales accionistas de la BMV


Para cancelar las 800 operaciones realizadas tendrían que haber contado con la carta autorización de cada uno de los clientes involucrados, de lo contrario, no se justifica

Como resultado de la investigación que realizó la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, la Casa de Bolsa Bulltick cierra sus oficinas en México.

En conferencia de prensa Guillermo Babatz, presidente de la CNBV, informó que debido a las operaciones ocurridas en la Bolsa Mexicana de Valores el pasado 13 de abril, se le envió a Bulltick un “duro oficio” por la falta de controles de riesgo internos, por lo que la misma casa de bolsa decidió solicitar la revocación de su licencia.

El funcionario explicó que ese día, a las 14:45 horas, la casa de Bolsa Bulltick ingresó una orden de venta de 8 mil 281 canastas de NAFTRAC 02, con lo que generó en el sistema órdenes de venta (una por cada emisora perteneciente al IPC) a un precio de 43.85 pesos por cada acción por un volumen total de mil 134 millones de acciones, por lo que de haberse ejecutado todo el volumen al precio referido, el valor habría ascendido a 49 mil 715 millones de pesos.

La razón por la cual una falla operativa se convirtió en una orden de venta de tal magnitud es debido a que el sistema utilizado por Bulltick funcionaba de manera idéntica tanto para la compra/venta de una acción en particular, como para compra/venta de canastas accionarias.

Detalló que cada uno de los pasos que siguió la operación se realizó con los parámetros de control de volatilidad del mercado con los rangos permitidos de ganancia.

Todo esto parece una explicación técnica muy apropiada y que es algo que puede suceder en cualquier momento a cualquier mercado, sin embargo, el hecho que no tiene precedente es la decisión que tomó la Bolsa Mexicana de Valores.

En todas las bolsa del mundo en cualquier momento pueden suceder errores, lo que nunca sucede es que esos errores simplemente se perdonen.

Para algunos analistas, la justificación de que Bulltick se autoinmoló y decidió renunciar a su concesión y retirarse de las operaciones, es lo menos que se debe esperar por sus fallas, lo que les parece increíble es que no exista un castigo por sus actos.

Babatz detalló que cada uno de los pasos que siguió a la operación se realizó con los parámetros de control de volatilidad del mercado con los rangos permitidos de ganancia.

Las declaraciones del funcionario en el sentido de que “afortunadamente, la Bolsa decidió cancelar las operaciones, con la autorización de las propias empresas que hicieron la compra, por lo que prácticamente no hubo pérdidas, pues se comprobó que no hubo mala fe ni dolo en esta acción por parte del personal de Bulltick”, no son propias de una autoridad que vela por el interés de los inversionistas.

Al destacar que la cancelación de operaciones es un recurso extremo y no es un hecho menor, Babatz expuso que la CNBV implementará a la brevedad “controles y reglas para que no vuelva a ocurrir una situación similar”.

Quizá los funcionarios no conocen al detalle el funcionamiento de los mercados accionarios, ya que en primer lugar las “empresas que hicieron las compras” no actúan con sus recursos, sino con dinero de inversionistas, ellos solo son intermediarios, si tuvieran la carta autorización de cada uno de los clientes involucrados en las 800 operaciones realizadas estarían actuando correctamente, de lo contrario no se justifica.

Tal vez el funcionario no conoce que más de una de las emisoras involucradas tiene una operación simultánea en el mercado de Nueva York y que también sufrieron afectación en los precios, sin que haya conocimiento de que estas operaciones también fueron canceladas.

De acuerdo al informe anual de la BMV, la operación de las emisoras que están registradas en el NYSE tienen una operación que en promedio supera en 3 tantos a lo que se opera en la BMV.

Otro dato adicional es que la acción que más opera en la BMV es NAFTRAC 02, que al ser un simulador del índice IPC de la BMV, el precio de su acción es el equivalente a la cotización del índice en todo momento, por lo que si el índice bajó 2% en esos 10 minutos, esta acción sufrió la misma variación y tampoco hay comunicado de cancelación de operaciones.

Para finalizar con las aclaraciones, también habría que recordarle a la autoridad que existe un mercado de operaciones derivadas tanto en México a través del Mexder como en los mercados de futuros en Chicago o Nueva York, y que todas las operaciones se realizan en función al precio del valor de referencia, por lo que por supuesto que tuvieron operación con precios que al día siguiente se determinó que no existieron.

Juez y parte

Abundando en el tema, en estas operaciones hubo dos involucrados, uno es la Casa de Bolsa Bulltick, que emitió las instrucciones, y otra es la Bolsa Mexicana De Valores, que las ejecutó en su sistema.

De acuerdo a las reglas de la Bolsa para operar en su sistema se tienen que cumplir con todos los requerimientos y controles establecidos, si se vulneraron esto también es responsabilidad de la Bolsa.

Existe una subsidiaria de la Bolsa que es la empresa que debe de respaldar el riesgo contraparte, en este caso el incumplimiento por parte de Bulltick, y tomar la responsabilidad de cubrir las operaciones.

Cuando el capital no es suficiente se tiene que recurrir al fondo de contingencia creado para este tipo de eventualidades. 

Aquí es donde se crea el conflicto de intereses, el estimado de las pérdidas de estas operaciones hubiera sido entre 2 y 3 mil millones de pesos, esta cantidad supera por mucho el capital de la intermediaria involucrada.

Por este motivo se hubiera recurrido al fondo de contingencia, el cual forma parte del patrimonio de las casas de bolsa ya que son ellos los principales accionistas de la BMV.

En caso de que este fondo tampoco hubiera cubierto la totalidad de las pérdidas, se tendría que recurrir a que fuera la autoridad o las casas de bolsa las que aportaran los recursos.

Ante una situación como la anterior optaron por lo más sencillo, cancelamos las operaciones, justificamos que hubo un error y seguimos los negocios como todos los días.

Dice adiós

— Bulltick tiene sede en Miami, Florida.

 Tras evaluar las pérdidas millonarias, Bulltick pide dejar la Bolsa Mexicana de Valores, argumentando que su negocio principal no es la intermediación local sino la colocación en bolsas de valores de Estados Unidos

 La casa de bolsa era de las más pequeñas en el mercado, con 56 millones de pesos en activos en el 2011 y 16 empleados.