“El Inegi tiene mucha credibilidad, aunque enfrentó episodios cuestionables”

Sergio Negrete

Investigador de la Escuela de Negocios del ITESO

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) recibió un gancho al hígado. El organismo autónomo a cargo de Julio Santaella Castell apagó la velita de sus 36 años con el anuncio de que realizaría ajustes en proyectos de información, salario de su personal y prestaciones.

¿La razón? Una menor asignación de los recursos que ejercerá durante 2019. El año pasado el Inegi solicitó un presupuesto por 17 mil millones de pesos (mdp), sin embargo, en el paquete económico presentado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) en diciembre pasado ante la Cámara de Diputados se contemplaron 12 mil 629 mdp.

Al final, los recursos aprobados por los legisladores ascendieron a 12 mil 129 mdp, es decir 500 millones de pesos por debajo de lo requerido inicialmente por el instituto. A pesar del ajuste, el organismo se colocó entre los que más aumentaron su partida para este año en un 55 por ciento, ya que en 2018 dispuso de 7 mil 788 mdp.

En respuesta a la medida, el presidente del Inegi anunció la suspensión de 13 encuestas y un censo, entre los que destacan la Encuesta Nacional Agropecuaria (ENA), de Gastos de los Hogares (ENGASTO), de Micronegocios (ENAMIN) y de Población Privada de la Libertad (ENPOL). Todos importantes para entender el contexto actual de sectores clave para la economía mexicana.

Al respecto, Cuauhtémoc Rivera, presidente de la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (Anpec), destaca la importancia de ofrecer a la ciudadanía información que contribuya al desarrollo del país. Sin embargo, cuestiona el papel que los funcionarios del Inegi han tomado a raíz del anuncio.


“Las encuestas del organismo son muy valiosas porque nos ayudan a saber dónde estamos parados y en este momento en vez de poner freno a esas investigaciones deberían estar defendiéndolas, pero su postura es más en defensa del gasto corriente. El Inegi debe hacer una reingeniería administrativa donde se prioricen sus tareas por encima de otros proyectos”, detalla Rivera

Es de vital importancia contar con un organismo dedicado al levantamiento de información estadística, pero en sus años de existencia al Inegi también lo han puesto en duda por el uso de metodologías que, para algunos analistas, no evidencian la realidad.

También generó polémica a causa de la publicación de estudios de movilidad social intergeneracional los cuales han sido catalogados como discriminatorios.

Otro tema que puso al organismo en el centro de la discusión entre la sociedad civil organizada fue la nominación y posterior ratificación de Paloma Merodio como vicepresidenta del instituto en 2017, a pesar de no cumplir con los suficientes requisitos legales.

14

proyectos de información se suspenderán este año por el ajuste presupuestal

“Como en cualquier organismo es normal que se cuestionen algunas de sus decisiones, pero el Inegi está a la altura y su papel ha sido crucial durante todos estos años. Personas de gran nivel lo han presidido y formado parte de su estructura”, manifiesta Sergio Negrete, investigador de la Escuela de Negocios del ITESO.

Reporte Índigo se puso en contacto con representantes del Inegi para obtener un posicionamiento oficial sobre el ajuste a su presupuesto, pero hasta el cierre de esta edición no se obtuvo respuesta.

Una luz en el horizonte

Aunque los recursos son necesarios para la realización de encuestas, el órgano autónomo podría apoyarse de otras dependencias para dar continuidad a proyectos que se meterían al congelador.

Prueba de ello es la Encuesta de Cohesión Social para la Prevención de la Violencia y la Delincuencia (ECOPRED), que hace cuatro años se financió con apoyo de Segob.

Asimismo, la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de las Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH) siempre se realiza con apoyo del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), en tanto que la Encuesta Nacional de Trabajo Infantil se realiza en convenio con la Secretaría de Trabajo.

Sergio Negrete adelanta que en 2019 el desafío del organismo será mayor porque no podrá disponer de los recursos proyectados para la realización de encuestas que necesitan ser actualizadas.

“Inegi no es el único que está atravesando por un ajuste drástico. Esto es parte de una política de austeridad promovida por el Gobierno federal. Este año el instituto deberá hacer menos porque sus recursos son menores a los que contemplaba”, dice el investigador del ITESO.


Algunas encuestas pueden ser financiadas con recursos de otras dependencias

La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) rechazó el ajuste a los recursos del instituto de estadística al considerar que la medida amenaza con la democracia del país y atenta en contra de su autonomía.

Cuauhtémoc Rivera hace eco en el exhorto del organismo empresarial y llama al gobierno a no desbaratar la credibilidad del Inegi por su importancia para el país.


“México debe contar con un organismo transparente que lleve las cuentas del desarrollo económico y eso no debe ser negociable. Necesitamos que el Inegi esté bien legitimado para que nadie dude de sus reportes”

Cuauhtémoc Rivera

Presidente de Anpec