Después de un año de ser cancelado, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) volverá a aplicar el arancel a productos de acero importado para impulsar la recuperación de la industria nacional luego de la pandemia de COVID-19.

Así lo determinó la Secretaría de Economía, que decretó el restablecimiento del arancel de 15 por ciento para más de 100 productos de acero importado, incluyendo laminados, tubos y varillas, bajo el argumento de que es necesario “echarle la mano” a la industria nacional.

La Secretaría de Economía publicó un decreto en el Diario Oficial de la Federación (DOF) que detalla la modificación de aranceles de la Ley de los Impuestos Generales de Importación y de Exportación.

El impuesto será de 15 por ciento y aplicará a enrollados, láminas cincadas, laminados, varillas corrugadas, tubos laminados en caliente, tubos de perforación, tubos ‘térmicos’, tubos de ‘conducción’, soldados, galvanizados, tubos de acero, puertas y ventanas, entre otros.

Los aranceles entrarán en vigor el 30 de junio de 2022 pero se reducirán hasta desaparecer en 2024.

Por la importación de algunos productos de acero se pagará primero 10 por ciento de impuestos, cifra que se reducirá a 5 por ciento a partir de septiembre de 2023 y que desaparecerá en octubre de 2024.

En otros productos la tarifa arancelaria iniciará en 10 por ciento para después reducirse anualmente a 5 por ciento y 3 por ciento.

La primera vez que México impuso aranceles al acero fue en 2018 como respuesta a gravámenes de Estados Unidos, sin embargo, los eliminó después de que el entonces Gobierno de Donald Trump hiciera lo propio al verse afectadas las negociaciones del nuevo tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá, conocido como T-MEC.

Puedes leer: Trump anuncia restricciones a importación de acero para México y Brasil