General Motors (GM) se fijó como objetivo hacer que la gran mayoría de los vehículos que produce sean eléctricos para 2035, y que toda la empresa sea neutra en carbono, incluidas sus operaciones, cinco años después.

El fabricante de automóviles con sede en Detroit tomará un gran impulso este año.

GM ya ha anunciado que invertirá 27 mil millones de dólares en vehículos eléctricos y autónomos en los próximos cinco años, un aumento del 35 por ciento respecto a los planes realizados antes de la pandemia de coronavirus. Ofrecerá 30 modelos totalmente eléctricos en todo el mundo a mediados de la década.

Para finales de 2025, el 40 por ciento de sus modelos en Estados Unidos serán vehículos eléctricos de batería. La empresa tiene previsto incluir crossovers, camionetas SUV, sedanes y camiones en su gama de vehículos eléctricos.

GM aseguró el jueves que se abastecerá de energía 100 por ciento renovable para alimentar sus instalaciones en Estados Unidos en 2030 y en todo el mundo en 2035. Esto es cinco años más rápido que su objetivo global previamente anunciado.

TE SUGERIMOS: AUTOS ELÉCTRICOS, MOVILIDAD POR EL FUTURO

Asimismo, se ha propuesto que todos los vehículos ligeros nuevos, que constituyen la mayor parte de su oferta, sean totalmente eléctricos en un plazo de 14 años. La empresa dijo que se concentrará en ofrecer vehículos de cero emisiones en distintas gamas de precios. También dijo que está trabajando con terceros, como el Environmental Defense Fund, para construir la infraestructura necesaria para alimentar sus vehículos eléctricos y promover su uso.

Para compensar las emisiones de carbono que no pueda eliminar, GM prevé invertir en bonos o compensaciones de carbono.

El gigante automovilístico, con 112 años de antigüedad, presentó este mes un nuevo logotipo corporativo para indicar su cambio de rumbo, a medida que se orienta abiertamente hacia los vehículos eléctricos. Quiere ser vista como una empresa de vehículos limpios, en lugar de un fabricante de camionetas pickup y SUV con motores de gasolina.

GM eliminó su antiguo logotipo azul cuadrado y lo sustituyó por las iniciales “gm” en minúscula, en un marco de esquinas redondeadas y una “m” sobre una raya en donde el fondo parece un enchufe.

También anunció este mes una nueva asociación con Microsoft con la esperanza de acelerar el desarrollo de vehículos eléctricos de conducción autónoma.

El impulso de GM por alcanzar una huella cero de carbono se produce un día después de que el presidente estadounidense Joe Biden, firmara órdenes ejecutivas que incluyen contar con una flotilla de vehículos federales totalmente eléctricos. Su objetivo es transformar la economía de la nación impulsada por combustibles fósiles en una economía de combustión limpia.

Hasta ahora, Wall Street ha aplaudido el cambio de GM, que dice que la industria ha alcanzado un punto de inflexión hacia la adopción masiva de vehículos eléctricos.

El desempeño de sus acciones este año ha superado incluso el de Tesla, con un aumento de más del 20 por ciento hasta la fecha. El jueves, las acciones subieron casi un 2 por ciento.