En junio de 2020 el equipo de Kavak, comandado por Carlos García Ottati, se planteó dos opciones ante el impacto económico de la pandemia por COVID-19 en México: generar una estrategia de sobrevivencia o disrumpir el mercado de la compra y venta de vehículos usados y adaptarse totalmente a la nueva realidad. Eligieron la segunda opción.

Una vez trazada esta ruta, la plataforma especializada en la compra y venta de autos seminuevos emprendió una “agresiva” campaña de marketing, incrementó su personal y buscó oportunidades en “donde todo mundo veía riesgos”, afirma García Ottati en entrevista con Reporte Índigo.

Esta estrategia, combinada con elementos propios del mercado, incrementó la compra de automóviles usados frente a los nuevos ante la crisis económica y el deseo de la gente de priorizar el transporte privado ante el público debido a la pandemia, impulsó el crecimiento a triple dígito de Kavak a finales de 2020.

“Kavak es como si Spotify y Toyota tuviesen un hijo, tenemos toda la complejidad tecnológica y de datos, de personalización de experiencia del cliente en una aplicación para que la experiencia sea muy sencilla y amigable, pero también tenemos toda la complejidad operativa que tiene un Toyota de manufactura, logística, operación”, señala el emprendedor.


Cuando empezamos Kavak sentíamos que el futuro para la industria automotriz tenía que ser diferente y teníamos que tomar cartas en el asunto para que así fuera

Carlos García Ottati

CEO de Kavak

Esta startup fundada en 2016 por García Ottati, Loreanne García y Roger Laughlini, en México, alcanzó en octubre de 2020 una valuación superior a los mil 150 millones de dólares, por lo que es la primera startup mexicana de tecnología que se convierte en “unicornio”.

Entre los inversionistas estratégicos de esta startup están el banco SoftBank, DST Global, Kaszek Ventures, General Atlantic, Greenoaks y Mountain Nazca.

“No nos convertimos en un unicornio de la noche a la mañana, esto ha sido un día a la vez, un paso a la vez, empezando por comprar el primer auto y luego vendiendo ese primer auto y a medida que seguimos viendo que a las personas les gustaba lo que estábamos ofreciendo y no sólo les gustaba para venir a comprar un auto si no les gustaba hablar sobre la propuesta de haber comprado un auto en línea se construyó un “boca en boca” que hizo más relevante la propuesta”, explica.

Pero ser “unicornio” es apenas un pequeño hito en la historia de esta plataforma de compra y venta de automóviles, toda vez que el objetivo principal es que sus “consumidores tengan pesadillas si un día deja de existir Kavak”, afirma García Ottati.

El negocio de Kavak está enfocado en “empoderar a los consumidores” que buscan vender o compran un auto usado de forma segura, además de ofrecer otros servicios como financiamiento, inspección mecánica y aseguradoras. Aunque el punto clave de este negocio radica en atender un problema muy amplio que afecta a muchas personas en México y otras latitudes del mundo: los fraudes al hacer transacciones de automóviles usados.

“En México son más de siete millones de transacciones de autos al año y el 90 por ciento se hacen entre particulares, personas que no tenían tanto conocimiento y estaban expuestos a estos fraudes. Fue cuando vi una oportunidad gigantesca para hacer algo diferente, para garantizar al comprador y al vendedor hacer una compra o venta con todas las comodidades necesarias”, dice.

Explica que aunque hay un margen de ganancia entre la compra y venta de los autos que se establece conforme el periodo de tiempo en el que potencialmente podrían vender la unidad, el acento está colocado en los demás servicios que ofrece.

“Nosotros nos aseguramos que el auto esté en perfectas condiciones y empezamos a ganar con las pequeñas cosas, cuando lo asegura, cuando lo financia, cuando le hace mantenimiento y servicio. Estamos tratando de apostar a que los clientes estén con nosotros de largo plazo y eso va a hacer sostenible a la compañía”, detalla.


Entre 10 y 20 mil pesos es la inversión que hace Kavak de acondicionamiento en los autos que compran para posteriormente vender

Kavak, Experiencia tech

García Ottati no es nuevo en el mundo de los negocios tecnológicos. En su currículum se encuentran empresas como Amazon y la creación del marketplace en línea de Latinoamérica: Linio.

Por ello se muestra confiado cuando aconseja no sentir miedo a “quebrar” a los emprendedores de la región, en donde por ciento considera que hay mucha oportunidad para generar empresas exitosas debido a la cantidad tan grande de problemas sin resolver.

“Hay muchas oportunidades de construir empresas grandes, Kavak es solo un ejemplo de eso, una industria que no había cambiado en los últimos 30 años, una industria en el que el servicio al cliente era horrible y la inseguridad era mucha y adicional eso era una industria en donde no se financia, entonces la oportunidad era enorme. Hay muchos países emergentes en donde hay características similares y podemos ofrecer la misma experiencia de apoyo”.

A diferencia de muchos otros sectores que esperan recuperarse, el 2021 será un año de consolidación para Kavak, incluso expandirse al mercado sudamericano con operaciones en Argentina, en una alianza con Checkers, y Brasil.

También puedes leer: Se expande el Unicornio mexicano