El aguinaldo de este 2020 se presentará flaco, ojeroso, cansado y sin ilusiones, eso para quienes tienen la fortuna de recibirlo.

La crisis laboral que se presentó los primeros dos trimestres del año y la situación financiera que enfrentan miles de negocios en el país debido a las medidas de confinamiento por la pandemia de COVID-19, se verá reflejado en el monto que los trabajadores recibirán como compensación de fin de año.

En un primer plano están las personas que quedaron sin empleo desde marzo y hasta la fecha no han podido reintegrarse a una plaza laboral, alrededor de 2.7 millones de personas en el tercer trimestre del año, mismas que no recibirán esta compensación.

8.6

millones de empleados subocupados podrían recibir una compensación menor que en 2020

En segundo lugar, se encuentra la población subocupada que asciende a 8.6 millones de personas, que se definen como aquellos trabajadores que tienen la capacidad y necesidad de ofertar más tiempo de trabajo del que su actual puesto demanda; así como los empleados informales que son más de 27.6 millones de personas, las cuales carecen de prestaciones.

A esto se agrega los trabajadores que aceptaron recibir un salario menor como parte de una negociación con sus empresas para transitar las dificultades financieras que generó el COVID-19, aunque de estos últimos no hay un registro específico.

“El aguinaldo ayuda a dinamizar la economía, el mercado interno, además son compensaciones que forman parte del salario que no son quincenales o semanales. Con un aguinaldo robusto se permitiría avanzar en remuneraciones complementarias, por ejemplo por alta productividad, o cuando las empresas les va bien no tendrían que esperar hasta el siguiente año para el reparto de utilidades, eso fortalecería los incentivos”, señala Rogelio Hermosillo, coordinador de Acción Ciudadana Frente a la Pobreza.

2.7

millones de personas estaban desempleadas en el tercer trimestre de 2020

El artículo 87 de la Ley Federal del Trabajo establece que tienen derecho a recibir un aguinaldo todas las personas que tengan una relación de trabajo subordinado a un patrón, es decir, trabajadores de base, de confianza, de planta, sindicalizados, contratados por obra o tiempo determinado, eventuales, comisionistas, agentes de comercio, de seguros, vendedores y otros semejantes.

Esta prestación tiene que ser equivalente a, por lo menos 15 días de salario y deberá pagarse antes del 20 de diciembre.

De acuerdo con la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo (PROFEDET) los empleados que no hayan cumplido con el año de servicio también tendrán derecho a que se les pague la parte proporcional del aguinaldo conforme al tiempo que hayan trabajado e independientemente de que se encuentren laborando o no en la fecha de la liquidación del aguinaldo.

El aguinaldo es una de las 12 prestaciones laborales mínimas obligatorias por la ley, junto con una prima dominical, prima de antigüedad, prestaciones por renuncia o finiquito laboral, días de descanso, licencia por maternidad, licencia por adopción, licencia por paternidad, periodo de lactancia, entre otras.

El coordinador de Acción Ciudadana Frente a la Pobreza señala además que el pago de aguinaldo es una de las prestaciones más significativas para los trabajadores mexicanos “pueden perdonar no tener IMSS pero pocas veces perdonan que no se les pague esta prestación”.

Aguinaldo reducido También a funcionarios

Los trabajadores de empresas privadas no serán los únicos que encontrarán un aguinaldo “deprimido” este fin de año, algunos trabajadores del Estado resintieron una contracción en esta prestación como parte de las medidas de austeridad establecidas por el gobierno de la Cuarta Transformación.

A través de un decreto publicado el cinco de noviembre de este año en el Diario Oficial de la Federación (DOF) se ordenó recortar de 40 a 20 días de salario el monto del aguinaldo para el personal de nivel de enlace y de mando en las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal.

El presidente Andrés Manuel Lopez Obrador justificó esta medida al señalar que únicamente afectaba a altos funcionarios.


No es tanto a los altos mandos, el nivel más bajo del gobierno de enlace gana entre 12 o 15 mil pesos al mes, entonces su jefe de departamento puede ganar como 15, 20 o 25 mil pesos, tampoco es que sean sueldos de gente privilegiada. Es un muy mal mensaje porque es un derecho, lo que pasa es que estamos en un momento en el que el aplauso fácil de la arena pública funciona más, pero los derechos son derechos y el gobierno debería ser uno de los primeros en respetarlo

Rogelio Hermosillo

Coordinador de Acción Ciudadana Frente a la Pobreza

También puedes leer: ¿Pueden suspender mi aguinaldo por la crisis causada por el COVID-19?