La pandemia por COVID-19 dio un impulso a los pagos digitales y provocó la evolución de los servicios financieros que se ofrecen a través de startups en México, sobre todo ante las medidas para evitar contacto físico que exige esta crisis de salud.

Al inicio de 2020, después de un año y medio de la implementación de las disposiciones generales aplicables a las Instituciones de Tecnología Financiera, se esperaban efectos en el ecosistema.

Mario Hernández, director general de OpenFinance, comenta que con la pandemia, si bien no hubo un aumento en el número de empresas que ofrecen servicios financieros, sí se ha favorecido la mejora en las condiciones para que las fintech crezcan. “Es un factor que ha detonado al ecosistema”, declara.

El directivo comparte que entre los segmentos que más han resultado fortalecidos con la emergencia sanitaria están, en primer lugar, los de pagos con tarjetas de débito o crédito u otros relacionados con el comercio electrónico.

A estas categorías le siguen las startups de crowdfunding y otorgamiento de crédito, y en tercer lugar están las relacionadas con las inversiones, que de acuerdo con Hernández, han resultado las más innovadoras y son las que han incrementado su relevancia en el ecosistema.


El ecosistema Fintech en México continúa imparable desde 2016, habiendo conseguido un crecimiento anual promedio del 23 por ciento desde esa fecha hasta la actualidad

Finnovista Fintech Radar

Uno de los segmentos del ecosistema que también ha mostrado un mayor dinamismo es el insurtech, dedicadas a los servicios de aseguradoras, que registró un incremento de 46 por ciento, según los últimos datos del análisis.

El Finnovista Fintech Radar también destaca que el ecosistema fintech en México creció 14 por ciento en el último año hasta marzo de 2020. Esto se traduce en que operan aproximadamente 394 fintech en el país, por delante de Brasil con 380 startups.

Respecto a la tasa de mortalidad de las startups de servicios financieros, el análisis señala que 4.5 por ciento de emprendimientos dejaron de operar, lo que supone el cierre de 18 empresas. Asimismo, 70 por ciento de los emprendimientos operan desde la Ciudad de México, lo que consolida a la capital del país como uno de los hubs más relevantes de América Latina.

En este sentido, el director general de OpenFinance puntualiza que con la ley para regular a las empresas del sector, México logró ofrecer certidumbre a los inversionistas interesados en estos emprendimientos tecnológicos.

“Tenemos un caldo de cultivo, unas condiciones muy favorables porque tenemos una ley fintech que permite el desarrollo de este sistema y tenemos un talento increíble existen los instrumentos de financiamiento de todas estas empresas”, opina.

Fusiones e inversiones de fintech y startups

Las empresas tecnológicas que ofrecen servicios financieros han mejorado en su experiencia al cliente, lo cual es una de la propuesta de valor que ha permitido ser un diferenciador desde el desarrollo del sector, característica que se acentuó con la emergencia sanitaria.

De acuerdo con Mario Hernández, esto ha impulsado las fusiones entre fintech que ofrecen servicios diferenciados o incluso con instituciones bancarias, lo que dará paso a la creación de nuevos modelos dentro del ecosistema.

“En el futuro vamos a ver más alianzas entre jugadores como las que ya se han visto entre bancos y fintech, entre fintech e insurtech o fintech y finetch. Esto va a fortalecer los servicios financieros más allá del modelo clásico lo que permitirá responder a las nuevas necesidades de la población”, comenta.

Estas fusiones, a la vez, serán un motor que permita elevar el número de inversiones en el país, que de acuerdo con el primer informe sobre inversiones en el sector publicado por Finnovating, en 2019 alcanzaron 396 mil millones de dólares, cifra que representa 20.62 por ciento del total de América Latina.

Finctech en América Latina

Finnovating detalla que durante 2019 nueve fondos de inversión participaron en más de una ronda en la región. Según el análisis, alrededor del 10 por ciento de los fondos que han participado en estas rondas pertenecen a entidades financieras tradicionales. Santander Innoventures, Banco Votorantim y Goldman Sachs invirtieron 50 por ciento de capital en más de dos rondas cuyo techo de inversión fue de 10 millones de dólares.

El observatorio del sector comenta que la inversión de FinTech en Brasil durante 2019 fue de mil 343 millones de dólares, seguido de Argentina que recaudó 152 mil millones, Colombia con 21 mil millones, Chile con seis mil millones, por mencionar algunos.

“El potencial del mercado FinTech latinoamericano es enorme y las grandes corporaciones ya se están dando cuenta de eso. De hecho, en 2019 reunimos a más de 500 CEOs y fundadores de startups de la región en nuestras reuniones y programas de soft-landing para explorar las oportunidades en España y Europa en donde se reúnen con los inversores, grandes entidades y supervisores”, dice Rodrigo García de la Cruz, director general de Finnovating, en el informe.

también puedes leer: Empresas fintech: tasas más justas en préstamos personales