Europa no crece

La crisis de deuda de la zona euro aún mantiene a Europa en una coyuntura de muy bajo crecimiento.  

A casi seis años del cénit de la crisis financiera del 2008 (caída de Lehman Brothers), los países de la Eurozona no han podido recuperarse de la Gran Recesión.

Eurostat, la oficina de estadística europea, publicó que el Producto Interno Bruto (PIB) de la Eurozona creció apenas 0.2 por ciento en el segundo trimestre del año, en relación a los tres meses previos.

Comparte esta nota

La crisis de deuda de la zona euro aún mantiene a Europa en una coyuntura de muy bajo crecimiento.  

A casi seis años del cénit de la crisis financiera del 2008 (caída de Lehman Brothers), los países de la Eurozona no han podido recuperarse de la Gran Recesión.

Eurostat, la oficina de estadística europea, publicó que el Producto Interno Bruto (PIB) de la Eurozona creció apenas 0.2 por ciento en el segundo trimestre del año, en relación a los tres meses previos.

La tasa de crecimiento registrada se debe en gran medida al estancamiento del PIB en las tres principales economías del continente: Alemania, Francia e Italia.

Además, la raquítica recuperación europea  ha sido interrumpida por el estallido de la crisis política y militar en Ucrania. 

Particularmente, las sanciones que Occidente está aplicando en contra de Rusia han tenido efectos negativos en la economía alemana.

El PIB de Alemania se contrajo 0.2 por ciento en el segundo trimestre del 2014, la primer tasa de crecimiento  negativa en el país desde el 2012.  

La agencia Bloomberg indica que el nivel de confianza de los inversionistas cayó a mínimos que no se veían desde hace dos años.

El ministro de economía de Alemania atribuyó parte del decremento de la producción a las condiciones geopolíticas actuales.

Por otro lado, Italia cayó en recesión técnica al disminuir su PIB por dos trimestres consecutivos.  

La contracción de la economía italiana fue de 0.2 por ciento en el segundo trimestre del año.  Esto representa la tercera recesión en Italia desde que estalló la crisis global del 2008.  Analistas bautizaron el periodo 2004-2014 como “la década perdida italiana”, dado que el PIB de este país quedó en un nivel inferior al de hace diez años.  

Una luz en España

A pesar de los malos resultados de los países del centro de la zona euro, la economía española da señales optimistas de recuperación.  

El PIB español se expandió 0.6 por ciento en el segundo trimestre del 2014, alcanzando una tasa de 1.2 por ciento en términos anualizados.  Esto es su mayor ritmo de crecimiento desde el 2007. 

Analistas aseguran que la reestructuración fiscal y el proceso de austeridad están comenzando a rendir sus frutos en España.

En junio, el Banco Central Europeo emprendió un estímulo monetario, que incluyó tasas de depósitos bancarios negativos, con el fin de impulsar el crecimiento y la inflación. 

El nivel de precios europeo apenas se incrementó 0.4 por ciento anual, debajo de la expectativa de 2 por ciento de la autoridad monetaria. 

Esta coyuntura podría provocar que el BCE incurriera en un programa de compra de activos financieros.

Salir de la versión móvil