¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Indigonomics
imagen principal

ECONOMÍA

EU vs China: tregua arancelaria medias

Nayeli Meza Orozco

Las dos naciones más poderosas del mundo buscan terminar con la disputa comercial que han sostenido desde hace años, sin embargo, queda la duda sobre si Washington y Pekín estarán de acuerdo con los términos establecidos


Ene 15, 2020
Lectura 8 min
portada post

El terreno está preparado. Estados Unidos y China firmarán un primer acuerdo comercial para poner fin a la guerra arancelaria. A pesar de toda la expectativa que existe alrededor del encuentro entre estos dos gigantes, se desconocen las letras pequeñas del documento, situación que aún genera nerviosismo, pues existe el riesgo de que a alguna de las partes no le agrade lo pactado.

Uno de los mayores temores es que lo suscrito no se haga público, pero tanto Pekín como Washington confirmaron que el texto se publicará hoy. Funcionarios de alto nivel de la administración del presidente Donald Trump insisten en que todos los detalles estarán disponibles, aunque algunos aspectos no se harán públicos como las compras de productos chinos, con el objetivo de evitar una manipulación del mercado.

Mientras que delegados del Ministerio de Comercio de China adelantaron en un comunicado desde mediados de diciembre pasado que “después de que el acuerdo se firme oficialmente, se anunciará el contenido del acuerdo al público”.

El que tengan la voluntad de querer firmar el acuerdo habla sobre lo complicado que ya era para ambos países seguir con esta disputa

- Mauricio Meschoulam

Profesor de la Universidad Iberoamericana

Este día representantes comerciales de Estados Unidos y China pondrán las cartas sobre la mesa para intentar dar fin a intensas negociaciones bilaterales con un acuerdo de fase uno. Si las dos mayores potencias del mundo se dan la mano se reactivarán millones de dólares en el flujo comercial estancados desde 2018.

Mauricio Meschoulam, profesor de la Universidad Iberoamericana, considera que la firma de este documento es un buen primer paso, pero para poder concretar una tregua arancelaria definitiva son necesarios más elementos.

“En este momento hay mucha incertidumbre porque se desconocen los detalles del documento, pero en la dinámica del conflicto este primer acuerdo es positivo. Ambos países están mandando un mensaje de que en este momento tienen la intención de resolver la disputa porque muy en el fondo saben que sí les está afectando”, precisa el internacionalista y columnista.

Saldo negativo de la guerra arancelaria

Los últimos datos publicados por la Administración General de Aduanas de China muestran que las importaciones del dragón asiático desde el territorio estadounidense se desplomaron 20.9 por ciento durante el año pasado a causa de la disputa arancelaria.

20.9 por ciento cayeron las importaciones chinas durante el año pasado

Las importaciones chinas de mercancías con el sello ‘Hecho en U.S’ cayeron 122 mil 700 millones de dólares (mdd) el año pasado, en contraste con los 155 mil 100 mdd reportados en 2018 y los 154 mil mdd en 2017.

Esto quiere decir que si Pekín quiere equilibrar la balanza deberá intensificar sus esfuerzos para poder satisfacer la demanda al impulsar compras adicionales de bienes y productos por más de 200 mil millones de dólares en los próximos dos años, de acuerdo con estimaciones de analistas de la empresa de servicios financieros Northeast Securities.

30 mil mdd son las pérdidas a las exportaciones estadounidenses

Las exportaciones de China hacia el territorio del Tío Sam también sufrieron un descalabro, al disminuir 12.5 por ciento durante el año pasado, equivalentes a 418 mil 500 mdd. Esto provocó que el dragón chino reportara un menor superávit comercial en un 8.5 por ciento, en contraste con el 2018.

La analista de Northeast Securities, Shen Xinfeng, explicó en un reporte que la exigencia para cumplir con la compra de 200 mil millones de dólares en mercancías estadounidenses es más fácil de lograr que enfrentar una posterior demanda por parte de la Casa Blanca para reducir el déficit bilateral por la misma cantidad.

Pero en el lado contrario de la moneda las cosas tampoco fueron muy alentadoras. La Oficina del Censo estima que las pérdidas por las exportaciones de Estados Unidos hacia China alcanzan los 30 mil millones de dólares

Tal vez con el paso del tiempo ambos gigantes puedan recuperarse del impacto que sus decisiones provocaron, pero el internacionalista Mauricio Meschoulam opina a partir de este día se abrirá una nueva etapa con la que se está dando marcha atrás a algunos de los pasos en la escalada arancelaria.

“Más allá de lo que hoy ocurra, la firma ayudará en el largo plazo, a pesar de que tanto Estados Unidos como China no quieran aceptar que hicieron algo malo y tampoco desean que en el texto se insinúe que afectaron a la economía global”.

La moneda de cambio

La firma del acuerdo estará a cargo del presidente Trump y el viceprimer ministro Liu He, además se espera que el evento protocolario se realice en la Casa Blanca frente a 200 invitados, de acuerdo con reportes de The Wall Street Journal.

Dentro de las consideraciones que se establecerán destaca que ambos países retomen un diálogo bilateral cada seis meses y que China se comprometa a comprar más productos estadounidenses con el propósito de establecer un piso parejo, dado que la Casa Blanca insiste en las prácticas injustas de Pekín.

Con el acuerdo, China podrá demostrar que prefiere negociar antes que permitir una mayor escalada arancelaria, mientras que el presidente Donald Trump utilizará el documento como una de sus banderas electorales

El secretario del Tesoro Steven Mnuchin dijo durante una entrevista que el gobierno chino se comprometió a comprar entre 40 mil y 50 mil millones de dólares (mdd) en productos agrícolas a Estados Unidos al año y 200 mil millones en bienes estadounidenses durante los próximos dos años.

+40 mil mdd en productos agrícolas deberá comprar China

Analistas coinciden en que el acuerdo mandará un mensaje que ambos gobiernos sabrán aprovechar. China tiene la oportunidad de proyectar que puede negociar para evitar una confrontación a diferencia de su socio comercial.

Sin embargo, en Taoran Notes, un sitio web afiliado al gobierno chino, se publicó una nota en la que se advierte que este acuerdo es solo un primer paso, pero no la solución al problema de raíz.

Debemos tener en cuenta que la guerra comercial aún no ha terminado: Estados Unidos no ha revocado todos sus aranceles a China y China todavía está implementando sus medidas de represalia. Todavía hay muchas incertidumbres en el camino

- Taoran Notes

Sitio web aliado al gobierno chino

En el caso de Estados Unidos, Mauricio Meschoulam detalla que el inquilino de la Casa Blanca puede utilizar el documento a favor para demostrarle a su base de voto duro que la economía más poderosa del mundo siempre gana.

“El presidente Trump está entrando en una fase electoral y hará todo lo posible para tener resultados en la mano. Este primer acuerdo puede ser una de sus banderas electorales más importantes durante este año”, detalla el profesor de la Universidad Iberoamericana.

Fortalecer vínculos

México y China son dos grandes socios comerciales, pero la relación entre ambos se ha enfriado dada la cercanía del gobierno azteca con el del Tío Sam y a raíz de la disputa comercial la situación es más compleja.

Al cierre del tercer trimestre del año pasado, la Inversión Extranjera Directa (IED) china se ubicó en 121 mil 600 mdd y aunque la cifra puede ser alentadora la realidad es que en los últimos años ha experimentado una tendencia volátil.

En 2018, la IED china reportó un flujo de 247 mil 800 mdd, mientras que un año antes 203 mil 500 mdd, de acuerdo con cifras de la Secretaría de Economía.

Diversos análisis coinciden en que México ha sido el mayor ganador de esta guerra arancelaria, ya que se convirtió en el primer socio comercial de Estados Unidos, gracias a que el intercambio comercial total entre ambos países se ubicó en 567 mil 813 mdd de enero a noviembre.

567,813 mdd fue el intercambio comercial entre EU y México el año pasado

No obstante, Mauricio Meschoulam difiere con la idea de que en esta guerra comercial hay ganadores y perdedores.

“En el corto plazo sí hay un efecto positivo para México, pero se debe entender que en una disputa de tal magnitud nadie gana porque vivimos en una economía global y lo que afecta a uno afecta a todos”.

También puedes leer: Guerra comercial entre EU y China escala; Donald Trump sube 5% más el arancel


Notas relacionadas

Jul 2, 2020
Lectura 3 min

Jul 1, 2020
Lectura 2 min

Jul 1, 2020
Lectura 2 min

Comentarios