La deuda pública se redujó, la recaudación se incrementó y se sigue conteniendo el gasto, en resumen, el saldo de las finanzas públicas del país se encuentra en armonía a los prometido por la actual administración: indicadores financieros “sanos”.

Los datos de ingresos del Gobierno federal, los ingresos tributarios, el gasto presupuestario y la deuda neta, entre otros, reflejan la solidez de la economía mexicana y su progresiva recuperación, señala la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) en el informe de los resultados de las finanzas públicas que da a conocer cada mes.


“Hasta julio, el panorama para las finanzas públicas es favorable y no se observan grandes afectaciones como producto de estos meses de contingencia. Incluso, el saldo histórico de los requerimientos financieros y la deuda pública tienen disminuciones de 1.1 por ciento anual y 3.4 por ciento respectivamente”

Monex

Uno de los “mantras” del gobierno de Andrés Manuel López Obrador desde que inició en diciembre de 2018 fue evitar el crecimiento de la deuda pública y no aumentar ni crear nuevos impuestos. Para cristalizar esa promesa su administración está buscando aprovechar los 12 mil 200 millones de dólares que asignó el Fondo Monetario Internacional (FMI) en Derechos Especiales de Giro (DEG), así como reforzar el cobro de impuestos a la base de grandes contribuyentes.

El DEG es un activo de reserva internacional que el FMI creó y complementa las reservas oficiales de los países miembros con el objetivo de disminuir su dependencia de otros activos para constituir sus reservas internacionales.

Hasta julio de 2021 la deuda neta del Gobierno federal fue equivalente al 37.6 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), que representa una disminución de 1.2 por ciento real con respecto al mismo periodo del año pasado, de acuerdo con la dependencia encabezada por Rogelio Ramírez de la O.

En el informe de julio de 2021 destaca el desempeño de los ingresos tributarios que ascendieron a dos billones 154 mil 183 millones de pesos, que significan 11 mil 260 millones de pesos más que al monto programado, es decir, dos billones 142 mil 922 millones de pesos. Estas entradas representaron 63.2 por ciento de los ingresos presupuestarios del sector público.

El salto en la recaudación tributaria está impulsado, en gran medida, por el Impuesto al Valor Agregado (IVA) que alcanzó un monto de 671 mil 462 millones de pesos, el mayor reportado en 18 meses.

“Los ingresos tributarios vinculados a la actividad económica (tributarios menos IEPS de combustibles) fueron mayores al programa en 60 mil 9 millones de pesos y tuvieron un crecimiento real anual de cuatro por ciento con respecto al periodo enero a julio de 2020”, destaca el informe.

En conjunto, los ingresos presupuestarios del sector público fueron del orden de tres billones 409 mil millones de pesos, que representan 124 mil 416 millones más de lo esperado por el Gobierno federal.

En torno al gasto total del sector público presupuestario, la Secretaría de Hacienda informó que ascendió a tres billones 689 mil 597 millones de pesos, que representa 43 mil 315 millones de pesos menos a lo programado. Este subejercicio muestra que se mantiene la política fiscal de austeridad establecida por el gobierno actual.

Continúa reactivación con finanzas públicas sanas

La economía mexicana crecerá 6.2 por ciento, es decir, 0.2 puntos porcentuales más de lo que se esperaba en el primer trimestre del año, de acuerdo con previsiones del Banco de México (Banxico).

Esta revisión a la alza por parte del banco central mexicano está impulsado por un crecimiento mayor al anticipado durante el segundo trimestre del año, el avance en el proceso de vacunación a la población mexicana y el proceso de apertura a diversas actividades, principalmente el sector servicios, de acuerdo con el informe trimestral abril y junio 2021 elaborado por Banxico.

6.2

por ciento es el pronóstico de crecimiento del PIB mexicano para 2021 del Banxico

“De materializarse un crecimiento en 2021 cercano a la parte superior del intervalo señalado, la actividad económica recuperaría en el cuarto trimestre del año el nivel observado al cierre de 2019”, señala el informe publicado el 31 de agosto.

Sin embargo, se señalan riesgos como el incremento de contagios por COVID-19 y retrasos en la producción, distribución o aplicación de las vacunas, que se prolonguen los cuellos de botella en las cadenas de suministro a nivel global, episodios adicionales de volatilidad en los mercados financieros internacionales y que la recuperación de la inversión sea menor a la esperada.

El informe destaca que en 2021 las presiones a la alza de la inflación se han acentuado, por lo que se prevé que en este año este indicador sea del orden de 5.7 por ciento y que converja a la meta de tres por ciento hasta el primer trimestre de 2023.

También puedes leer: Rebote histórico de la economía mexicana, insuficiente