Durante 2021 los estados y municipios del país disminuyeron en promedio dos por ciento su deuda en términos reales comparado con el año anterior.

Se trata de un escenario atípico en comparación con otros periodos de crisis registradas en México como la de 1994 y 2009, años en los que la deuda creció 45 y 20 por ciento respectivamente, apunta el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) en el estudio “Hablemos de Deuda 2022”.

El reporte detalla que al 31 de diciembre de 2021, el saldo de las obligaciones financieras de las entidades federativas, los municipios y sus respectivos organismos, en conjunto, ascendió a 666 mil 825 millones de pesos, este saldo fue 29 mil 550 millones de pesos mayor al observado para el mismo periodo de 2020.

Esta deuda subnacional se concentró en los gobiernos estatales y sus organismos hasta en 94 por ciento, mientras que los municipios representaron seis por ciento de ésta.

El estudio también detalla que las cuatro entidades federativas con el mayor saldo de deuda pública fueron la Ciudad de México con 94.5 mil millones de pesos, Nuevo León con 87.1 mil millones de pesos, el Estado de México con 59.2 mil millones de pesos y Chihuahua con 51.9 mil millones de pesos.

En tanto que las entidades con mayor incremento en el saldo de sus obligaciones financieras fueron Guanajuato con 75.4 por ciento, Morelos con 17.7 por ciento y Baja California con 13 por ciento.

El IMCO señala que en 2020 las entidades dejaron pasar la oportunidad de contraer deuda pública bajo mejores condiciones toda vez que la tasa promedio ponderada al final del año fue de 4.8 por ciento, mientras que un año después, esta subió a 6.2 por ciento.

También puedes leer: México ‘estable’ en calificación de deuda; Fitch Ratings