Por medio de un video y en su página oficial, la empresa Shell explicó cómo opera la refinería Deer Park en Texas, Estados Unidos, que fue adquirida por Petróleos Mexicanos (Pemex).

Fue este lunes cuando el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) informó que Pemex cerró una operación para comprar la refinería Deer Park, de Houston, en Texas, propiedad de Shell, con lo que ahora la paraestatal tiene el 100% de las acciones.

Conocida también como Deer Park Refinery, esta refinería de petróleo está ubicada en Deer Park, Texas, en el Canal de Navegación de Houston, en el área metropolitana de esa ciudad estadounidense.

Construida en 1929, ha sido operada desde 1993 como una empresa conjunta al 50% entre Shell Oil Company y Petróleos Mexicanos (Pemex). A diciembre de 2017, la refinería era la décima empleadora más grande en el condado de Harris.

Tiene una capacidad de procesamiento de crudo de 275 mil barriles de petróleo, lo que la convierte en la décima octava más grande de Estados Unidos a enero de 2019.

Puedes leer: Pemex ya tiene 8 refinerías: le compra a Shell el complejo Deer Park de Houston

La construcción de la refinería comenzó en 1929 y se ha expandido varias veces a lo largo de los años. La construcción de las instalaciones petroquímicas de la misma comenzó en 1940.

Hoy, la instalación emplea a mil 500 trabajadores de Shell y mil 200 empleados por contrato de varios subcontratistas. Shell Deer Park incluye actualmente la refinería, la planta química Shell Deer Park y la sociedad limitada Deer Park Refining.

Por su parte, AMLO aseguró que, con esta compra, México será autosuficiente en gasolina y diésel en 2023, lo que se traduce en el no aumento en el precio de los combustibles.

“Hoy cerramos la operación para comprar la refinería Deer Park, de Houston, Texas, propiedad de Shell. Ahora Pemex tendrá el 100% de las acciones. Lo más importante es que en 2023 seremos autosuficientes en gasolinas y diésel; no habrá aumentos en los precios de los combustibles”, dijo.

Finalmente, detalló que Pemex ya era dueño del 50% de las acciones de la mencionada refinería, y que el costo del otro 50% que se compró fue de 600 millones de dólares.