Ensenada quiere virar el timón. La creación de una Zona Económica Fronteriza (ZEF) donde se aplicaría una disminución al Impuesto al Valor Agregado (IVA) a 8 por ciento y el Impuesto sobre la Renta (ISR) a 20 por ciento permitiría que el municipio ubicado en Baja California fuera más competitivo.

Sin embargo, en la propuesta inicial del gobierno electo no está considerada la entidad marítima, situación que ha generado descontento entre los industriales de la región, ya que advierten que esto provocaría un daño para la economía local.


Desde que se dio a conocer la iniciativa, que se pretende aplicar en la frontera norte, representantes empresariales han abogado porque ‘La Bella Cenicienta del Pacifico’ sea tomada en cuenta como los municipios vecinos de Tijuana y Mexicali

Tras varios meses de negociar con los representantes del gobierno que entrará en funciones a partir del 1 de diciembre, Alejandro Jara, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra) en Ensenada, se muestra optimista ante la posibilidad de que la región sea incorporada próximamente.

“Por ahora, no estamos incluidos en el tema de la franja fronteriza, aunque hemos tenido pláticas importantes. Vamos por buen camino, pues no creemos que el nuevo gobierno nos vaya a dejar fuera, ya que no existen fundamentos técnicos, jurídicos y económicos por los que Ensenada no sería tomado en cuenta”, comparte el líder industrial en entrevista con Reporte Índigo.

8

por ciento sería el nivel del IVA en la frontera norte

Jara adelanta que entre el 6 y el 7 de diciembre se reunirán en Ciudad de México con los próximos titulares de Hacienda y Economía para tratar el asunto.

Impulso a otras industrias

En el supuesto de que Ensenada no se sume al proyecto, durante el primer año de su implementación el municipio tendría una pérdida de 900 millones de pesos, esto también implicaría que las industrias no contarían con ningún atractivo para invertir en la región, de acuerdo con estimaciones de Canacintra.

José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), considera que el municipio podría incluirse en la ZEF siempre y cuando a los beneficios fiscales se les adicionen esquemas de política de fomento, que le permitan impulsar otros sectores que vayan más allá de la industria maquiladora de exportación.

“Se debe definir muy bien el alcance de las medidas fiscales, la temporalidad y que esto esté amarrado al incentivo de la inversión para que exista un impacto verdadero”, precisa el también académico de la Escuela de Negocios del Tecnológico de Monterrey, campus Estado de México.

En la actualidad, las maquilas representan 25 por ciento de los empleos en la localidad y Ensenada es el municipio donde se pagan los sueldos más bajos del sector a nivel estatal, según un estudio de Cetys Universidad.

25

por ciento de los empleos en el municipio los genera la industria maquiladora

Si durante las reuniones entre los industriales y la nueva administración se obtiene un resultado favorecedor y se aplican otros programas, De la Cruz asegura que la medida podría ser positiva y sostenible, de lo contrario se mantendrá la situación que ha prevalecido desde hace 60 años en Ensenada.

“Cuando sólo se aplican medidas fiscales, el único sector que se termina fomentando es la maquila y esto representa una poca contribución tanto para la parte fiscal como para el desarrollo económico de los municipios”.