¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Indigonomics
imagen principal

EmilianoZapata2019

En memoria del Caudillo del Sur

Nayeli Meza Orozco

Este año se rendirá homenaje al líder revolucionario Emiliano Zapata, cuyos ideales siguen vigentes, incluso, dentro del modelo económico del Gobierno federal con el impulso al campo y el apoyo a la población de menores ingresos


Ene 15, 2019
Lectura 4 min
portada post

A 100 años de su asesinato, Emiliano Zapata Salazar encabezará la Cuarta Transformación. Una medida que va de la mano con el pensamiento del presidente Andrés Manuel López Obrador de posicionar la idea de que el campo es la fábrica más importante de México y por ello debe apoyarse.

Para impulsar la imagen del Caudillo del Sur, el mandatario tabasqueño decidió convertirlo en el estandarte del Gobierno federal y bajo decreto, este año estará enfocado a rendir homenaje al revolucionario.

Felipe Ávila, director general adjunto de Servicios Históricos del Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM), considera que la medida busca reivindicar y legitimar la imagen del líder del Ejército Libertador del Sur (ELS), además de que se quiere demostrar de que Zapata no sólo es un referente en México, sino en todo el mundo.

“Al usar su imagen se colocan en el centro de la mesa los intereses de los más desfavorecidos. El gobierno se considera al servicio de la gente con una visión de que el pueblo es el que manda y la influencia del legado zapatista es más que evidente”, precisa el doctor en historia por El Colegio de México (Colmex).

La sombra de uno de los mayores símbolos de la Revolución Mexicana ha estado presente durante toda la vida política del presidente López Obrador. Desde sus inicios hasta su ascenso a la silla Presidencial, el titular del Ejecutivo ha sido fiel a la máxima del pensamiento zapatista: primero los pobres

Esa visión ha llevado al político a anunciar programas sociales para impulsar a los pequeños productores, comuneros y ejidatarios en el campo, con el objetivo de hacer un país con mayores oportunidades para todos.

Asimismo, el Gobierno federal planea invertir hasta 500 mil millones de pesos anuales en apoyos de todo tipo para dar un empuje a la población más desfavorecida. El presidente López Obrador ha explicado que los recursos se obtendrán de los ahorros derivados de la política de austeridad y del combate a la corrupción.

Sin embargo, no resulta fácil cerrar las brechas que existen en un país con casi 130 millones de habitantes, de los cuales 53.4 millones viven en pobreza y 9.4 en pobreza extrema, de acuerdo con datos de Coneval.

¿Oposición zapatista?

El 1 de enero se cumplieron 25 años del alzamiento armado del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN). Durante el marco de su aniversario, el subcomandante Moisés arremetió contra el gobierno por impulsar proyectos que, en sus palabras, amenazan con destruir no sólo a México sino a los pueblos originarios.

Aunque el poco respaldo por parte de los zapatistas al presidente López Obrador provocó inquietudes, Juan Pablo Galicia, analista político, opina que la reacción es natural, pues el EZLN, a pesar de ser un movimiento catalogado como de izquierda, también es anticapitalista, que implica que esté en contra de todo lo que tiene que ver el Estado mexicano.

“Los zapatistas no juegan con las reglas de la democracia liberal burguesa, por eso resulta interesante ver cómo las acciones del Gobierno federal durante los próximos meses van a justificar el anuncio del año de Zapata, sobre todo, las que vayan encaminadas al fortalecimiento del campo”, manifiesta el también académico de la Universidad Modelo.

Aunque los ideales del líder revolucionario siguen vigentes, Harim B. Gutiérrez, profesor del Departamento de Política y Cultura de la Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco, considera que es muy difícil que la administración federal siga a la letra los manifiestos del caudillo.

“Se necesita tiempo para poder analizar las similitudes entre el modelo de Zapata y el del presidente López Obrador, pero las condiciones son distintas. Es muy difícil que un Estado al mando de López Obrador cumpla con los ideales de los zapatistas porque ellos no ponían sus esperanzas en un gobierno que les resolviera sus problemas, sino que recuperaron con la fuerza y las armas las tierras de las que fueron despojados”


Notas relacionadas

Ene 28, 2019
Lectura 5 min

EmilianoZapata2019

Redescubriendo al caudillo del sur

Hidalgo Neira


Ene 28, 2019 Lectura 5 min

Comentarios