Independiente y curioso

● Musk nació en Pretoria, Sudáfrica. A sus nueve años y tras el divorcio de sus padres, gozó de una independencia no propia para niños de su edad. Durante una de sus aventuras intentó, sin mapa o guía, llegar en bicicleta hasta Johannesburgo, a unos 50 kilómetros de distancia de su casa, perdiéndose en peligrosos barrios por varios días.

Ávido lector

● Ya de joven, su hermano relata que Elon entró en una crisis existencial y leí hasta dos libros de filosofía al día. En una entrevista, Musk habla de un libro en el que se escribe en tono de broma que la respuesta a la pregunta de la vida, el universo, y todo es simplemente: 42. Es decir, para el también, la pregunta es más importante que la respuesta.

Amigo financiero

● Elon se financió la universidad organizando fiestas en su casa y logró crear una serie de programas de computadoras que vendió por millones a empresas más grandes. Sin embargo, su boleto dorado fue PayPal, una moneda de pago virtual que le vendió a eBay por mil 500 millones de dólares, posicionándolo como el líder en el mercado de pagos por Internet.

Manos en el volante

● Tras volverse millonario, Musk invirtió en una serie de empresas que espera florezcan en un futuro cercano. Una de ellas es Tesla, dedicada a fabricar coches híbridos en masa. Para finales de año planean fabricar al menos 100 al día. Incluso Musk contrató al mismo arquitecto que diseñó las tiendas de Apple para el diseño de las pocas tiendas de Tesla.

¡A volar!

● Las aventuras empresariales de Elon no se limitan a la carretera. También es dueño mayoritario de SpaceX, una de las primeras empresas privadas en llegar al espacio, y que busca ofrecer turismo espacial. Hoy en día la empresa ya tiene agenda hasta el 2017. Pero, al igual que la ambición y visión de Musk, esto tal vez solo es el comienzo.